Seleccionar página

En el pasado, un cuerpo con un poco más de grasa era tomado como sinónimo de salud y poder económico. De hecho, en la antigüedad y antes de la Revolución Industrial, la falta de dinero para algunas personas era causa de una gran desnutrición alimenticia, por lo que tener un cuerpo un poco más “esponjosito” era apreciado.

thigh-gap

Pero la modernidad llegó y con ella, se sustituyó el modelo de cómo debía ser un cuerpo perfecto. La verdad, todos quisiéramos un cuerpo esbelto como el que se muestra en las revistas, en la televisión, en la web y eso no tiene nada de malo, pero el problema empieza cuando en vez de tener la convicción de querer cambiar nuestro cuerpo a través de un método saludable que incluya una dieta balanceada, ejercicio, motivación y disciplina, se recurre a métodos que atentan contra la salud de la persona.

No es un secreto que en Internet y las redes sociales hay páginas web, foros, grupos y blogs donde casi cualquier persona puede ingresar y dar consejos para lograr ese cuerpo tan deseado y envidiado, sin darse cuenta de que en realidad están promoviendo trastornos alimenticios que pueden llevar, incluso, a la muerte. Y como siempre, el sector más vulnerable es la gente joven.

Como cada año, la marca “Victoria’s Secret” hace su desfile de ‘ángeles’, donde se puede admirar a las modelos desfilar en ropa interior mostrando un cuerpo por demás estético, más no atlético, y el cual se ha vuelto un suceso televisivo generando mucha expectativa. Y aquí es donde las chicas, obsesionadas por llegar a la “perfección” de los cuerpos de esas modelos, concentran toda su atención y energía para lograrlo, al precio que cueste.

¿Cuál es la particularidad de las modelos de “Victoria’s Secret”? Independientemente de su cara de ángel, es que sus piernas no guardan ni medio gramo de grasa, dejando un hueco entre ellas. Si los muslos se tocan, se habrá fracasado. Si, por el contrario, logran ver la luz a través de ellos, se puede sentir orgullosa de poseer un ‘thigh gap’, que se ha convertido desde hace ya un tiempo en la nueva tendencia entre las adolescentes.

victorias_secret_811679607_1217x

Incluso, a últimas fechas se ha visto un incremento en las citas para cirugías plásticas de adolescentes que buscan someterse a procedimientos con el fin de eliminar o reducir la grasa en esta parte de las piernas. De nada ha servido que los médicos les recuerden que la posibilidad de disponer de ese codiciado espacio depende, en gran medida, de la morfología de cada persona y mucho menos las advertencias sobre el riesgo de anorexia y bulimia en las chicas.

Encuestas realizadas a adolescentes arrojan que las jóvenes asocian la delgadez con cierta sofisticación y posibilidades de éxito, mientras que la gordura denota vulgaridad y asegura la permanencia en los estratos más bajos de la sociedad.

Entre las razones para tener una “thigh gap” están que “los jeans skinny o estrechos son para chicas con piernas delgadas, para poder cruzar las piernas con facilidad, poder usar minifaldas, los hombres lo encuentran súper sexy, estilizan la figura y se ven más altas”, entre otras.

Válidas o no estas razones, lo cierto es que en esta nueva moda, una vez más el papel de los padres se vuelve crucial. Se requiere una constante comunicación con las adolescentes en donde alerten de los riesgos que conlleva el dejar de alimentarse, utilizar métodos hormonales para ampliar las caderas, así como utilizar productos que no son confiables y que pueden llevar a la pérdida de tonicidad y fuerza en los músculos y de calcio en los huesos, lo que aumenta la posibilidad de padecer osteoporosis u otras enfermedades relacionadas en la edad adulta; y también, un bajo rendimiento físico e intelectual debido a la falta de una buena alimentación.

thigh-gap2

Pero todo esto, se tendrá que complementar con un buen trabajo en la autoestima. Hay que mostrarles que más allá de que exista una tendencia en la moda y lo que ellas ven en los medios, en realidad el verdadero valor de un ser humano está en su calidad e integridad y no en un cuerpo.