Durante la Segunda Guerra Mundial, miles de mujeres japonesas fueron utilizadas como prostitutas para “aliviar” la frustración sexual de militares.

Un político japonés se vio en serios aprietos tras sugerir que los miembros del ejército estadounidense deberían utilizar más seguido la industria del entretenimiento para adultos de Japón para aliviar su frustración sexual y reducir su agresividad, por lo que tuvo que pedir posteriormente disculpas.

Pero aún así, el político japonés no retiró sus comentarios acerca del uso de prostitución forzada del ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial.

Con estas “reflexiones”, Toru Hashimoto, alcalde de Osaka, causó indignación en Japón y a nivel internacional por su comentario sexista sobre el trato de los militares hacia las mujeres.

El 13 de mayo dijo a un comandante militar estadounidense, durante un viaje a una base en la isla de Okinawa, que la industria del entretenimiento en Japón debería ser “más utilizada” por el personal estadounidense.

“Le dije que hay lugares que operan dentro de las fronteras de la ley que pueden ser usados para liberar la frustración sexual, así que ellos (el ejército estadounidense) deberían utilizarlo por completo o los marinos no serían capaces de controlar sus deseos sexuales agresivos”.

Por ello, Hashimoto reconoció el día de hoy que su comentario “podía interpretarse como un insulto a las fuerzas y a la gente estadounidense, y que por lo tanto era inapropiado”.

Finalmente, Hashimoto dijo que se retractaba de la declaración y se disculpó por ella.