Seleccionar página

La tendencia humana de agruparse y armar comunidad, como estrategia de supervivencia desde los tiempos más remotos, podría no ser lo mejor llegado un caso muy particular: un ataque masivo de zombies. 

apocalipsis zombie 2

Pareciera broma, pero el Gobierno de España se ha tomado muy en serio la pregunta que le hizo un senador sobre la posibilidad de que se produzca un apocalipsis de muertos vivientes en el país ibérico.

Todo esto comenzó cuando el representante de Compromís, Carles Mulet, lanzó la pregunta al Ejecutivo: ¿Qué protocolos tiene adoptados el Gobierno ante la posibilidad de una apocalipsis zombi?, la cual autocalificó como absurda, pero que la planteó como forma de protesta ante la falta de respuesta a preguntas parlamentarias por parte de la administración de Mariano Rajoy.

Pero en un mundo donde lo urgente no deja tiempo para lo importante, el Gobierno recurrió al diccionario de la Real Academia para buscar la definición de las palabras apocalipsis y zombie.

En ambos casos se encuentran dos definiciones; apocalipsis está entendido como “fin del mundo” y el Ejecutivo considera que no merece la pena hacer planes porque “poco se puede hacer llegado ese momento”, mientras que frente a la definición de “situación catastrófica” recuerda que existen planes de emergencias tanto de Protección Civil como de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del estado.

apocalipsis zombie 3

En referencia al término zombie, también encontró dos acepciones: la primera, persona que se supone muerta y reanimada por arte de brujería con el fin de dominar su voluntad y para lo que el Gobierno no ha adoptado ningún protocolo específico más allá de los previamente señalados, dada la dudosa probabilidad de que se produzca semejante circunstancia bajo tales premisas.

En cuando a la segunda de las acepciones que define como “atontado, que se comporta como un autómata”, sostiene que “España y sus administraciones públicas disponen de diversas líneas de actuación, aunque el Gobierno duda de que quienes se pudieran encontrar en las circunstancias descritas en la citada definición, por muchos que sean, puedan llegar a protagonizar una situación de apocalipsis como por la que se interesa Su Señoría”, concluyó.