Seleccionar página

En China, cada vez es más difícil ser hombre. En una cultura donde proteger el linaje y construir familia están entre las principales virtudes, casarse y tener hijos es prácticamente un deber ser. El problema es que hoy en día, ese país tiene muchos más hombres que mujeres.

china solteros 3

Ante tanta sobreoferta, en el despiadado mercado matrimonial, ellos están en desventaja y la mujer china moderna sabe que puede ser más exigente y esperar un pretendiente que le ofrezca un ascenso en la escalera social o le asegure una vida cómoda.

Conocidos popularmente como shengnan, estos ciudadanos chinos son solteros, heterosexuales y tienen más de 30 años de edad.  Se calcula que para el 2020, habrá 30 millones de ellos sin ninguna opción de hallar novia o esposa.

Pero, ¿cuál es el motivo de la cifra dispar entre géneros en China? Desde 1979 hasta 2015, el gobierno de ese país solo permitía a las familias tener un solo hijo, política que pretendía reducir la sobrepoblación, pero terminó provocando un desequilibrio imprevisto. Para entonces, el 53 por ciento de familias que tuvieron una hija mujer fueron permitidas de procrear otro bebé.

Mientras tanto, el otro porcentaje de familias con hijo varón no podían continuar agrandándose. El Gobierno chino estima que esta política previno cerca de 400 millones de nacimientos. Para octubre de 2015, la ley cambió a dos niños por familia.

china solteros 4

En un país con tan pocas posibilidades de conseguir pareja, los hombres “sobrantes” no pueden tomarse el tiempo que les demanda el proceso habitual y tradicional de enamoramiento. La situación se ha vuelto tan crítica que es muy común recurrir a agencias de citas.

Estos negocios tienen gran demanda y sus servicios digitales son cada vez más sofisticados. Las aplicaciones como WeChat, con millones de usuarios chinos, facilitan la búsqueda de pareja; sin embargo, la difícil realidad también ha generado casos extremos.

En 2015, un shengnan pidió una indemnización por daño moral de un millón de dólares a una agencia que no logró emparejarlo con nadie. Otro caso es el de un chico que compró 99 iPhones para una “creativa” propuesta de matrimonio para su novia, pero desgraciadamente la respuesta fue “NO”.