Seleccionar página

Kirguistán fue una de las primeras repúblicas postsoviéticas en adoptar una nueva moneda y permitir su libre fluctuación.

lingote oro 2

Esta nación asiática sin litoral, ubicada entre China y Kazajistán, se embarcó en un experimento con pocos paralelos en todo el mundo: estimular los ahorros de la población en oro.

El jefe del Banco Nacional de Kirguistán, Tolkunbek Abdigulov, sostuvo que cada ciudadano de su país debería tener “al menos 100 gramos” de oro como medida de ahorro, pues esta metal puede ser almacenado durante mucho tiempo y, a pesar de las fluctuaciones de precios en los mercados internacionales, a mediano plazo no pierde valor.

Los planes de la institución financiera suponen que la población de seis millones de habitantes tendrá entre sus manos más de 600 toneladas de oro, una cifra que es treinta veces superior a la producción anual del país.

La medida está encaminada a enseñar a la población del país asiático a diversificar sus ahorros en activos más líquidos y, lo que es más importante, capaces de retener su valor.