Seleccionar página

El concepto de la enciclopedia nació en la Ilustración como una recopilación del saber, pero también como motor de cambio de su época.

enciclopedia britanica 1

Hay algunas generaciones que sus primeros trabajos académicos suponían tener que desplazarse a una biblioteca en busca de información. Allí, las enciclopedias eran la referencia, principalmente la Britannica. Hoy, esa labor la facilita Internet.

La Britannica es la enciclopedia en inglés más antigua, cuya primera edición data entre 1768 y 1771, la cual obtuvo gran popularidad y tamaño, además de considerarse como la másfamosa por su erudición y estilo literario.

Sus artículos están dirigidos a lectores adultos, y están escritos por un conjunto de 100 editores a tiempo completo y cerca de cuatro mil contribuyentes expertos, por lo que son considerados generalmente precisos, fiables y bien redactados, además de que a partir de 1933, adoptó la política de “revisiones continuas”.

Durante siglos, la colección de 32 pesados volúmenes representó la síntesis de todo el conocimiento humano y a pesar de su imponencia, su inconfundible olor y agradable textura, conforme fue avanzando la tecnología, su contenido comenzó a desactualizarse muy rápido, haciendo la edición impresa como algo obsoleto.

enciclopedia britanica 3

Aunque en 1993, la Britannica había lanzado su versión digital, Internet marcó el inicio de adaptación de la publicación debido a la rapidez y flujo de información que en la red había, pero principalmente por la competencia frente la popular Wikipedia.

De esta forma, el 14 de marzo de 2012, los editores de la Britannica anunciaron que la célebre edición impresa se dejaría de publicar después de 244 años, ante las escasas ventas presionada por los nuevos modelos de negocios implementados a raíz del surgimiento de Internet, así como por el cambio en las búsquedas de información y la capacidad de actualizar el contenido en un muy corto periodo de tiempo.

Los pesados volúmenes de la Enciclopedia, con sus letras doradas en el lomo, que fueron habituales en muchos hogares británicos y estadounidenses desde mediados del siglo XX, cuando cientos de vendedores ambulantes los ofrecían de puerta en puerta, quedaron en el pasado para dar paso a una versión online que hoy se consigue por un pago previo anual y se actualiza cada 20 minutos.

En los últimos años la Enciclopedia Britannica se ha alejado de su trabajo en la enciclopedia para volcarse más a la venta de herramientas educativas, que representan el 85 por ciento de venta, en especial de materias como matemáticas, ciencias o inglés.