Seleccionar página

Un equipo internacional de científicos ha descubierto un cráneo humano de 400,000 años, el más antiguo jamás hallado en Portugal y el más occidental de los restos encontrados en Europa. Según el trabajo, el fósil arroja luz sobre la evolución humana durante el Pleistoceno medio y sobre el origen de los neardentales.

craneo miles

El Pleistoceno medio es un periodo crucial para estudiar la evolución humana en Europa porque marca la aparición de fósiles humanos anteriores a los neardentales y los pertenecientes a la tecnología lítica achelense. Sin embargo, son escasos los yacimientos europeos que contienen restos humanos bien datados con restos de herramientas de esta industria.

En la cueva de Aroeira en Portugal, un equipo de científicos dirigido por el arqueólogo portugués João Zilhão, ha hallado durante el último día de campaña de 2014 un cráneo humano de 400,000 años de antigüedad. Junto a este fósil han aparecido además abundantes restos de fauna y herramientas de piedra, incluyendo numerosos bifaces.

El cráneo fue extraído en un bloque de piedra y trasladado al Instituto de Salud Carlos III de Investigación sobre la Evolución y Comportamiento Humanos en Madrid para su preparación y restauración, un proceso que duró dos años. Según el estudio, supone el fósil humano más antiguo jamás hallado en Portugal, y el más occidental de los restos encontrados en Europa.

“Se trata de un hallazgo interesante en la península ibérica, una región crucial para entender el origen y la evolución de los neandertales”, dice Rolf Quam, antropólogo en la Universidad de Binghamton (EE UU) y uno de los autores del trabajo. “El cráneo comparte algunas características con otros fósiles del mismo periodo en España, Francia e Italia”, añade el científico.

De este modo, el cráneo, que es uno de los primeros en el continente en asociarse con la industria lítica achelense, incrementa la diversidad anatómica del registro fósil humano. “Sugiere que diferentes poblaciones mostraron de alguna manera diversas combinaciones de rasgos”, indica Quam.

Los rasgos morfológicos del cráneo, incluyendo los arcos supraorbitales fusionados, exhiben características propias de los precursores de los neandertales, así como otros rasgos que parecen pertenecer a otras especies fósiles.

Fuente: SINC