Seleccionar página

El hombre que hizo del cine una sinfonía en nueve movimientos, el visionario que llegó a los confines del espacio antes de que la humanidad pisara la Luna, el cineasta que buscó los límites de lo subliminal, del terror, del erotismo, la crueldad y la luminosidad humana, es hoy recordado a 18 años de su muerte.

stanley kubrick

Considerado por muchos como uno de los cineastas más influyentes del siglo XX, Kubrick nació en el barrio neoyorquino del Bronx, en el seno de una familia judía de clase media-alta y no tuvo una educación religiosa.

Desde muy joven mostró su interés por la fotografía, que practicaba con una cámara réflex que le regalaron sus padres. Otras aficiones eran la música –el jazz en particular; incluso tocó la batería en la Taft Swing Band– y el ajedrez. Estos tres pasatiempos serían fundamentales para su futura carrera como director. Kubrick tenía solo 16 años cuando se abrió paso por hasta llegar al departamento de fotografía de la revista Look, por los siguientes cinco años se dedicó a hacer periodismo fotográfico de los 40s forjando un estilo propio;

Realizó su primer cortometraje en 1951 y su primera película en 1953. Sin embargo, no gozó del aplauso unánime del público y de la crítica hasta el estreno de Senderos de gloria (1957), filme antibelicista en el que describió un célebre caso de fusilamientos por supuesta deserción durante la Primera Guerra Mundial.

Sus siguientes películas, Espartaco (1960), Lolita (1962), basada en la obra de V. Nabokov, y Teléfono rojo, ¿Volamos hacia Moscú? (1964) le consolidaron como un director meticuloso y perfeccionista, en ocasiones hasta un nivel enfermizo, con preferencia por temas escabrosos o polémicos, particularmente las diferentes formas del ejercicio del poder.

odisea

En 1968 asombró al mundo con 2001: una odisea del espacio, basada en un relato corto del escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke y en la que el director dio rienda suelta a su inigualable sentido estético en el marco de una historia de fuerte contenido metafísico y especulativo que destacó por sus perfectos efectos especiales y la poderosa carga simbólica de algunas de sus imágenes.

Tres años más tarde estrenó su filme más polémico, censurado durante años en múltiples países, La naranja mecánica (1971), descarnada reflexión sobre la violencia individual y colectiva. Sus siguientes obras, Barry Lyndon (1975), El resplandor (1980), película de terror basada en la obra homónima de Stephen King, y La chaqueta metálica (1987), abundaron en un esteticismo abrumador por el que fue acusado de una excesiva frialdad.

clockwork

En 1997 inició el rodaje de Eyes wide shut, sin embargo el 7 de marzo de 1999, cuatro días después de una sesión privada para su familia y actores de su último film, Kubrick murió de un ataque cardíaco mientras dormía; tenía 70 años.