Seleccionar página

El gigante IBM ha desvelado hoy que está construyendo los primeros ordenadores cuánticos universales de uso comercial, cuya velocidad y capacidad de cálculo superarán a los supercomputadores más potentes.

Los IBM Q, que es como se denominarán los nuevos sistemas, se podrán aplicar en negocios y en ciencia. Sus sistemas y servicios se distribuirán a través de su plataforma cloud, aunque la firma aún no ha desvelado cuándo estarán disponibles.

Los portavoces de IBM explican que los ordenadores Q se diseñarán para abordar problemas que actualmente se consideran demasiado complejos para los sistemas informáticos clásicos. Una métrica clave –dice– será la potencia de los nuevos sistemas expresados por el volumen cuántico, que incluye el número de qubits (quantum bits), la calidad de las operaciones cuánticas, la conectividad qubit y el paralelismo.

Como primer paso para incrementar el volumen cuántico, la firma desarrollará los IBM Q comerciales con 50 qubits en los próximos años y colaborará con socios clave de la industria para desarrollar aplicaciones que exploten la velocidad cuántica de los sistemas.

Una de las primeras y más prometedoras aplicaciones para la computación cuántica será en el área de la química, incluyendo el descubrimiento de medicamentos y materiales, pues ayudarán a desentrañar la complejidad de las interacciones moleculares y químicas.

También se podrán usar para lograr sistemas globales de logística y cadenas de suministro más eficientes. Y en finanzas, para encontrar nuevas formas de modelar los datos financieros y aislar los factores de riesgo globales clave para hacer mejores inversiones.

Para desarrollar computadoras cuánticas prácticas, IBM aprovechará su experiencia en qubits superconductores, la integración compleja de sistemas de alto rendimiento y procesos de nanofabricación escalables. Además, la empresa dice que sus matemáticos, científicos informáticos e ingenieros de sistemas “de primer nivel” se encargarán del desarrollo de las herramientas de software y entorno.

La compañía cree que la colaboración con desarrolladores, programadores y socios universitarios será esencial para el desarrollo y la evolución de los sistemas de computación cuántica de IBM, pero además también ha entablado conversaciones con socios industriales para investigar el potencial de las aplicaciones de la computación cuántica. Cualquier organización interesada en colaborar puede solicitar forma parte del instituto IBM Research Frontiers, un consorcio que desarrolla tecnologías innovadoras y evalúa sus implicaciones en el futuro. Entre las empresas miembros de este consorcio están Samsung, JSR, Honda, Canon, Hitachi Metals y Nagase.

Fuente: SINC