Seleccionar página

China lanzará el próximo año el módulo principal de su estación espacial, en el que será el primer paso en su ambicioso programa espacial que incluye una base permanente tripulada operando en el año 2022.

china tianhe

Se trata del módulo “Tianhe-1”, palabra que se puede traducir como “galaxia” o “Vía Láctea”, que viajará al espacio a bordo de un cohete de carga pesada Larga Marcha 5 de nueva generación, anunció el director de la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China, Bao Weimin.

Posteriormente serán lanzados otros componentes de la estación, entre ellos dos laboratorios, los cuales se acoplarán con el módulo principal una vez este haya entrado en órbita, agregó el funcionario de acuerdo con la agencia china de noticias Xinhua.

El experto aseguró que estos pasos se cumplirán en un lapso de aproximadamente cuatro años, y anticipó que la estación espacial deberá estar terminada en el año 2022.

El ensamblaje del módulo ya ha terminado y actualmente está siendo sometido a diversas pruebas, reveló Bao, quien también es miembro del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh), el máximo órgano de asesoría política del país.

La estación espacial china será, en principio, más pequeña que la Estación Espacial Internacional (EEI), la cual pesa 420 toneladas, pero su tamaño podrá incrementarse para cumplir propósitos de investigación científica y cooperación internacional.

La EEI terminará su vida útil en 2024, por lo que la estación china ofrece una alternativa prometedora, y para entonces China será el único país con su propia estación espacial.

Bao sostuvo que la estación espacial china podrá estar en órbita y funcionar durante “decenas de años”, y que ha sido diseñada especialmente para evitar y soportar accidentes con basura espacial.

“En el caso de escombros espaciales de gran tamaño, podremos realizar maniobras evasivas, y en cuanto a aquellos que midan menos de diez centímetros, la estación podrá soportar el impacto”, aseguró el ingeniero, quien agregó que todos los componentes claves del módulo son factibles de ser reparados o reemplazados.

El experto pronosticó que en los próximos cinco años se registrarán algunos progresos “emocionantes” en el marco del programa espacial chino.

En particular, para este año se han programado varias misiones para los cohetes Larga Marcha 5, entre ellas una cuyo objetivo es llevar la sonda lunar Chang’e 5 a la Luna y retornar con muestras del satélite natural.

El Larga Marcha 5 es un cohete de gran tamaño de dos etapas con capacidad para transportar 25 toneladas a una órbita baja terrestre o 14 toneladas a una órbita de transferencia geoestacionaria.

Es el más grande de la flota de propulsores de China, y su capacidad de carga es cerca de 2,5 veces la del cohete Larga Marcha que se usa con más frecuencia.

El cohete también será utilizado en otras misiones del programa espacial del país, como el transporte de una sonda a Marte, y posibles viajes a Júpiter y otros planetas del sistema solar, dijo Bao.

(ntx)