Seleccionar página

Autor de célebres novelas como “Oliver Twist”, “David Copperfield”, “Historia de dos ciudades” y “Grandes esperanzas”, entre otras, Charles Dickens es recordado a 205 años de su nacimiento, que se cumplirán este 7 de febrero.

Charles Dickens

Hijo del oficinista de pagaduría John Dickens y la ama de casa Elizabeth Barrow, Charles John Huffam Dickens vio la primera luz del día en Portsmonth, Inglaterra, en 1812; fue el segundo hijo de ocho concebidos por este matrimonio, y se sabe que desde su infancia conoció lo que era la pobreza y la humildad.

En 1822, la familia Dickens se mudó a Camden Town, un vecindario pobre y peligroso en Londres, donde comenzó a asistir a la escuela a los nueve años, aunque se vería forzado a abandonar sus estudios, ya que su padre fue encarcelado en 1824, por no pagar sus deudas.

A los 11 años, Charles comenzó a trabajar para ayudar a los gastos familiares en la Boot-Blacking Factory, donde se encargaba del betún para oscurecer el calzado y ganaba seis chelines a la semana.

Esto le produjo una sensación de humillación que le acompañó de por vida, se sintió abandonado por los adultos que debían cuidar de él, experiencia que plasmó en su novela “David Copperfield” (1849).

Aunque pudo volver a la escuela poco tiempo después, cuando su padre recibió una herencia familiar que utilizó para pagar sus deudas, su educación se volvió a ver interrumpida cuando tenía 15 años, debido a su precaria situación económica.

Encontró un nuevo trabajo como secretario legal en donde comenzó a desarrollar su gusto por la literatura y se inició en el periodismo, en “El Parlamento”; en esta misma época conoció a María Beadnell, con quien mantuvo una relación, no obstante la oposición de la familia de ella.

En 1833 decidió enviar distintos escritos a periódicos locales, convencido de que sería publicado algún día y en diciembre del mismo año, el “The morning Chronicle” publicó la primera de una serie de descripciones de la vida cotidiana londinense que el escritor había firmado bajo el seudónimo de “Boz”.

En 1836, Dickens logró captar la atención de Catherine Hogarth y se casaron con prontitud, de este matrimonio nacieron 10 hijos. El matrimonio se disolvió en 1858 cuando su esposa descubrió la aventura que Charles sostuvo con la actriz Ellen Ternan.

Entre sus obras más representativas se encuentran “Casa desolada” (1852), “La pequeña Dorrit” (1855), “Grandes esperanzas” (1860) y “Nuestro amigo en común” (1864).

Poco tiempo después, Dickens comenzó a publicar una revista de su propiedad llamada “Bentley’s Miscellany” en donde vio la luz su primer novela “Oliver Twist” que sigue la vida de un huérfano que vive en la calle. La historia fue inspirada en sus vivencias personales, en como desde niño se ganó la vida y las dificultades que tuvo que sobrevivir.

En 1842 viajó a Estados Unidos y escribió “Notas americanas para la circulación en general”, donde se burlaba de la cultura americana y su materialismo.

Charles Dickens escribió también dos historias de navidad, la más famosa es “Una canción de Navidad” que se convirtió rápidamente en un clásico de la narrativa infantil.

Después de la difícil pobreza, Charles por fin tuvo el sustento suficiente para sí mismo y para su familia, sus 76 escritos le hicieron ganar 95 mil dólares de aquella época, lo cual hoy en día asciende a 1.5 millones de dólares estadounidenses.

Durante su estancia en Estados Unidos impartió seminarios sobre la propiedad intelectual y se declaró en contra de la esclavitud.

El 9 de junio de 1865 sufrió el famoso choque ferroviario de Staplehurst, en el cual los siete primeros vagones del tren cayeron de un puente en reparación, curiosamente, el único vagón de primera clase que no cayó fue en el que se encontraba Dickens.

Cuentan que nunca se recuperó por completo y en frágiles condiciones siguió con su tour por Estados Unidos hasta que el 9 de junio de 1870, una apoplejía le arrebató la vida a los 58 años, sus restos fueron enterrados en el Poet’s Corner de Westminster Abbey.