Seleccionar página

Las ideas que asocian al género masculino con la brillantez intelectual afectan a las niñas desde los seis años de edad, según un estudio de las universidades de Nueva York, Illinois y Princeton, en Estados Unidos.

ninas ciencia

“Los estereotipos que otorgan una mayor habilidad intelectual a los niños que a las niñas emergen muy pronto y tienen un impacto sobre las aspiraciones profesionales de las mujeres”, detalló la investigadora de psicología de la Universidad de Illinois, Lin Bian, coautora del estudio publicado en la revista Science.

La investigación para determinar la edad en la que comienzan a gestarse ideas de género consistió en la realización de pruebas con niños de entre cinco y siete años.

En una de ellas se observó que si bien las niñas miran a su género de manera positiva, fueron menos propensas a asociarlo con inteligencia.

En otra prueba en la que se les invitó a participar en juegos para niños “realmente inteligentes” y otro para “los que trabajan muy duro”, se apreció un menor interés de las niñas por jugar con los primeros, mientras que la segunda variable no mostró variaciones significativas.

En el experimento final, los investigadores determinaron que el interés de los niños de cinco años en la elección de juegos “para niños inteligentes” no mostró diferencias; sin embargo, la inclinación de las niñas de seis años por esta actividad fue menor a la mostrada por los niños.

En ese sentido, otra de las autoras del estudio, la investigadora de Filosofía de la Universidad de Princeton, Sara-Jane Leslie, recordó los resultados de un estudio previo en el que se analizó la manera en la que los estereotipos de género limitan las carreras de las científicas.

“Las mujeres son menos propensas a cursar títulos superiores en campos que, según la creencia establecida, requieren brillantez intelectual. Estos nuevos hallazgos muestran que estos estereotipos empiezan a afectar las decisiones de las niñas en una edad increíblemente temprana”, advirtió.

A su vez, la investigadora Lin Bian subrayó la importancia de detectar el momento en el que nacen los estereotipos de género, lo que posibilitaría diversas intervenciones para evitar las consecuencias sobre las decisiones educativas de las niñas y sus futuras opciones de carrera.

(ntx)