Seleccionar página

Los astronautas que se dirijan a la órbita a bordo de las naves espaciales Starliner de Boeing usarán trajes espaciales más ligeros y más cómodos que los trajes usados hasta ahora.

Boeing ha dado a conocer su diseño de trajes espaciales, mientras la compañía continúa avanzando hacia pruebas de vuelo de su nave espacial Starliner y sistemas de lanzamiento que llevarán a los astronautas a la Estación Espacial Internacional.

El traje completo, que incluye casco, visera y calzado integrado, así como guantes sensibles a la pantalla táctil, pesa alrededor de 9 kilos con todos sus accesorios – unos 4.5 kilos más ligero que los trajes de lanzamiento y entrada llevados por los astronautas del transbordador espacial.

El nuevo traje de Starliner permite que el vapor de agua pase fuera del traje, lejos del astronauta, pero mantiene el aire en su interior. Eso hace que el traje sea más fresco sin sacrificar la seguridad.

Los materiales en los codos y las rodillas también dan a los astronautas más movimiento, mientras que las cremalleras ubicadas estratégicamente les permiten adaptar la forma del traje cuando están de pie o sentados.

Por supuesto, el traje tiene que ser tan funcional como seguro, dijo el astronauta Eric Boe. Es por eso que los astronautas han pasado parte de su tiempo sentados dentro de una maqueta Starliner vistiendo el traje espacial. Suben y salen repetidamente y prueban diferentes alcances y posiciones para que puedan establecer las mejores formas para que los astronautas trabajen dentro de los confines de la nave espacial.

Boe y los astronautas Bob Behnken, Doug Hurley y Suni Williams están entrenando para pruebas de vuelo usando naves espaciales en desarrollo para el Programa de Tripulación Comercial de la NASA, incluyendo el Starliner de Boeing y los sistemas Dragon Crew de SpaceX. Las pruebas de vuelo con astronautas a bordo están programadas para comenzar en 2018.

Fuente: NASA