Seleccionar página

Nick Rose tenía 40 años y sabía que pronto moriría. Un cáncer en fase terminal provocó que las semanas de vida que le quedaban las empleara en lo que más quería, su hijo Logan, de cuatro años. Rose acaba de fallecer, pero su lucha por darle una nueva vida a Logan no acaba más que empezar.

padre cancer2

Rose, de Paignton (Reino Unido), se había encargado del pequeño en solitario después de que la madre abandonara a ambos a las pocas semanas de nacer Logan. Rose acudió al médico hace poco más de dos meses por un bulto que había aparecido en su garganta. Ese bulto resultó ser un cáncer que rápidamente se extendió por su cuerpo, llegando a huesos y pulmones. A las nueve semanas del diagnóstico se produjo el fatal desenlace, Rose falleció.

Durante esas nueve semanas, Rose movilizó a sus allegados para hacer todo lo posible para que Logan tuviese una nueva familia cuanto antes, tal y como cuentan en el Daily Mail.

Durante sus últimas semanas, un amigo suyo residente en Torquay (Reino Unido), pudo hacerse cargo del pequeño, aunque fue de forma temporal en espera a que apareciese alguien definitivo. Aparte, la hermana y amigos de Rose abrieron una petición para recaudar fondos en la web JustGiving, donde se pide dinero para ayudar con los gastos a la nueva familia de Logan. El objetivo era llegar a 1,500 libras y ya se han sobrepasado las 10,000.

Fuente: 20minutos.es