Seleccionar página

El 9 de enero de 2007 el presidente ejecutivo de Apple Inc., Steve Jobs, presentaba el iPhone en la convención Macworld, en San Francisco, el pequeño dispositivo que convertiría a la compañía de la manzana en una de las empresas más importantes del mundo.

steve-jobs-iphone-2007

Apple describió al iPhone en ese momento como un gadget que combinaba tres elementos: un revolucionario teléfono móvil, un iPod de pantalla ancha con controles táctiles, y un innovador centro de conexión a Internet con servicio de correo electrónico con características de computadora de escritorio, navegador de web, buscador y mapas, todo dentro de un pequeño y ligero dispositivo de mano.

El iPhone presentaba además una completamente nueva interfase basada en una amplia pantalla táctil y un nuevo software que permitía a los usuarios controlarlo con los dedos.

Apple marcaba así el inicio de una era nunca antes vista de poder y sofisticación del software en dispositivos móviles, lo cual redefinió completamente lo que los usuarios podían hacer con sus teléfonos celulares.

“iPhone es un revolucionario y mágico producto que está literalmente cinco años delante de cualquier otro teléfono móvil”, dijo en ese momento Steve Jobs.

Seis meses después, el 29 de junio de 2007, el iPhone era lanzado a la venta en Estados Unidos, y para noviembre de ese mismo año ya se habían vendido alrededor de 1.4 millones de unidades, por lo que la revista Time lo nombró el invento del año.

Hasta el año pasado, Apple había vendido casi 900 millones de iPhones desde que presentó su primer modelo. Diez generaciones y 16 modelos diferentes después, el iPhone sigue siendo el smartphone por excelencia y por el que suspiran tanto los fanáticos de la marca como (secretamente) sus detractores.