Seleccionar página

Desde el pasado 1 de enero, los trabajadores franceses ya no tienen obligación de contestar sus mails, mensajes de texto o atender llamadas telefónicas fuera de su horario de trabajo o durante sus vacaciones.

conectado_vacaciones

La disposición es parte de las modificaciones a la ley laboral francesa aprobadas en julio de 2016, y con ella se busca garantizar el derecho de los trabajadores a la “desconexión laboral” y disfrutar plenamente de sus horas de descanso.

De esta forma, las empresas con 50 o más empleados no podrán mandarles a estos correos electrónicos después de terminada su jornada laboral, aunque no implica necesariamente el cierre del servidor empresarial ni la obligación de apagar el celular de trabajo.

La llamada “ley El Khomri”, nombrada así por el apellido de la legisladora que la promovió, Myriam El Khomri, argumenta que los empleados experimentan un impacto en su salud, tanto física como mental, si el uso de tecnologías de la información no garantiza su pleno descanso.

Y es que, en la era de la tecnología, las barreras entre tiempo laboral y tiempo de descanso se han diluído, y la mayoría de nosotros revisa el correo electrónico y la mensajería instantánea continuamente por miedo a perder algún texto importante de los jefes o clientes, lo que nos mantiene “atados” al trabajo a pesar de salir de la oficina.

Curiosamente, la legislación gala recién entrada en vigor contempla que las empresas deben implementar políticas que limiten la intromisión del trabajo en la vida privada de las personas, pero no sanciones para las que no lo hagan. En caso de llegar a un acuerdo, las corporaciones deberán formular y establecer cartas o manuales que especifiquen los tiempos en que los colaboradores no están obligados a responder fuera del horario de trabajo.