Seleccionar página

Esta nochevieja tendrá un segundo extra, el cual se añadirá a las 23 horas, 59 minutos, 59 segundos del Tiempo Universal Coordinado (UTC).

segundo-extra

Así es, este 2016, cuando muchos de nosotros estemos comiendo las uvas en el último minuto del año, no nos percataremos que en lugar de 60 tendrá 61 segundos. Pero, ¿por qué ocurrirá esto?

Esto sucede por la necesidad de compensar la diferencia entre el sistema tradicional de medición del tiempo, que se basa en la rotación de la tierra, y el de los relojes atómicos, los cuales son los más precisos del mundo y son utilizados por los GPS.

Como la rotación de la Tierra no es estable (y porque a largo plazo se frena por la interacción de la Luna), esto provoca que el tiempo astronómico termine adelantando al tiempo civil (el de uso convencional que tenemos las personas).

El tiempo astronómico se mide con un sistema denominado TAI y el tiempo civil, con el UTC/GMT. Es necesario mantener ambos sincronizados. Cuando la diferencia entre ellos se aproxima a 0,7s, deben añadirse segundos  para mantener el equilibrio entre ambos sistemas.

Este segundo extra es conocido como “segundo intercalar” o “segundo bisiesto”, y ya ha sido añadido en otras 26 ocasiones desde que fue instaurado en 1972. El más reciente se agregó el 30 de junio de 2015.

El organismo que define cuándo se añade un segundo intercalar es el International Earth Rotation and Reference Systems Service (IERS), que supervisa la diferencia entre las dos escalas de tiempo.

Se elige añadir el segundo intercalar generalmente los 31 de diciembre o los 30 de junio debido a que los mercados bursátiles no trabajan en esos días, evitando cualquier posible impacto económico mundial.

Sin embargo, la adición de este segundo afectará algunas operaciones como transacciones en línea y los GPS, pues muchos sistemas no reconocen el segundo 61.