Seleccionar página

El dolor de rodilla resulta de diversas causas, desde una lesión muscular hasta problemas de osteoporosis y deficiencia de calcio. La causa más frecuente de dolor es el desgaste del cartílago que recubre las superficies articulares que forman la rodilla.

ejercicios rodillas

Este tipo de dolor predomina en mujeres y se presenta con mayor frecuencia a mayor edad, pero no es exclusivo de ellas.

El ejercicio es una de las maneras más efectivas para reducir el dolor, así como para brindarle a la rodilla mayor fortaleza y flexibilidad. En caso de presentarse, una buena rutina ayuda a fortalecer los músculos frontales del muslo para que puedan soportar la presión.

Estos son unos ejercicios sencillos que sirven para aliviar el dolor en esta parte el cuerpo:

– Recuéstate en tu cama y levanta las piernas, asegurándote de que estén completamente rectas y las rodillas no se curven. Repite este ejercicio un par de veces y tus cuadriceps se fortalecerán lo suficiente. Este ejercicio es muy útil también cuando te has lastimado la rodilla.

– Una vez que hayas dominado el anterior ejercicio, ahora intenta lo mismo con peso. Esto no significa que debas utilizar pesas. Puedes aprovechar algún elemento cotidiano, como un bolso o unas polainas. Este ejercicio fortalece tus articulaciones y es útil cuando tienes dolor de rodilla.

– Extensiones de pierna de arco corto: Siéntate o túmbate en el suelo, coloca una toalla enrollada debajo de uno de tus músculos como soporte. Mantén la otra pierna recta y eleva el pie de esa pierna unos 20 centímetros del suelo, durante cinco segundos. Baja tu pie lentamente flexionando la rodilla. Haz 10 repeticiones con cada lado.

El dolor de rodilla es bastante común, y dependiendo del tipo y severidad del daño que sufras, puede ser menor o puede ocasionar molestia severa e incluso discapacidad. Por ello, es importante que consultes con un especialista o fisioterapeuta, para que te oriente y trate de manera adecuada.