Seleccionar página

La expresión “mandar o ir a freír espárragos” se utiliza para echar a una persona de un lugar o apartarla con cierto desaire cuando consideramos que su presencia o comentarios nos fastidian.

esparragos

El origen de esta expresión data del siglo XIX, cuando la gente decía “andar a esparragar”, que significa recoger espárragos, la cual derivó de otra expresión en latín: “Citius quam asparagi coquantur”, que significa “en lo que tardan en cocerse los espárragos”, y que hace referencia a un tiempo brevísimo, ya que el espárrago debe ser retirado del fuego al primer hervor.

Esta frase era utilizada de manera simbólica al instar a alguien a hacer una tarea que llevaba un cierto tiempo, a fin de librarse el mayor lapso posible del individuo molesto. Dado que los espárragos son un alimento que debe cocerse -aunque ahora también se estilen a la plancha-, mandar a alguien “a freír espárragos” equivale a atribuirle una tarea muy ardua, que le llevará mucho tiempo y del todo inútil, ya que nadie se comería alguno de ellos frito o quemado.