Seleccionar página

La versión facsimilar de la partitura que dio origen al Himno Nacional Mexicano, escrita por Jaime Nunó (1824-1908), forma parte de la exposición “Arqueología de un monumento sonoro”, abierta al público hasta el 20 de abril de 2017 en el Centro de Exposiciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

himno-nacmex

La investigadora María Eugenia Terrones, curadora de la muestra explicó que gracias al descubrimiento de esta partitura se pudieron armar los antecedentes del Himno Nacional, establecer su historia y las transformaciones que ha sufrido.

El documento fue localizado hace dos años en el Archivo Gerónimo Baqueiro Fóster del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical Carlos Chávez del Instituto Nacional de Bellas Aartes (INBA).

“Era el eslabón perdido que nos faltaba para actualizar la historia del Himno Nacional, desde su proceso fundacional en 1853-1854, pasando por su sobrevivencia tras perder su vigencia durante los gobiernos liberales y la Guerra de Reforma, hasta su revalorización de manera oficial durante el porfiriato”, señala la especialista.

Se trata de una obra que, durante su primer periodo de vigencia, se distribuyó a las bandas del Ejército Mexicano. Esto sugiere que ya se conocía a lo largo y ancho del país hacía 1854, de manera que, a pesar del tiempo de supresión que vivió, permanecía en la memoria musical de los mexicanos.

“Su recuperación vino hacia fines del siglo XIX y fue tocado en un evento internacional: en la inauguración del pabellón mexicano de la Exposición Universal de París en 1900. La versión escrita por Nunó no es la misma que utilizamos actualmente, pues hay una variante esencial: la melodía original está escrita para banda militar”, agregó.

De acuerdo a la curadora, para armar el rompecabezas de la historia del Himno Nacional Mexicano se hizo un rastreo por 36 archivos nacionales e internacionales, tanto públicos como privados.

(ntx)