Seleccionar página

Las fiestas navideñas están cada vez más cercanas y miles de mexicanos comienzan a buscar adornos que decoren los rincones de su hogar, sin embargo en Chignahuapan, Puebla, la navidad jamás termina.

2
Y es que el Pueblo Mágico produce decenas de millones de esferas navideñas cada año, en las más de 200 fábricas y talleres que alimentan el pueblo, al ser su principal industria.

Así, en cada local del poblado se puede encontrar algún trabajo hecho a mano referente las fiestas decembrinas, además de dulces tradicionales, sombreros, licores artesanales, pulque y quesos.

En la Plaza de la Constitución se encuentra un quiosco de estilo mudéjar, que muestra su colorido en tonos azules, rojos y ocres, mientras que al frente del jardín se localiza la Parroquia de Santiago Apóstol, cuya construcción data del siglo XVI.

A tan sólo unas cuadras de ahí, entre casas de madera llenas de colorido y negocios que invitan a comprar algún artículo navideño, se halla la Basílica de la Inmaculada Concepción.

El templo de fachada sobria alberga en su interior la mayor escultura de la Virgen en toda América Latina, pues alcanza una altura superior a los 12 metros; la impactante imagen es de gran veneración en la localidad y se le atribuyen numerosos milagros.

El Pueblo Mágico de Chignahuapan también permite practicar la pesca, pues a unos metros se ubica la Laguna Almoloya, donde las personas pueden pasear en lancha, descansar y comer en alguno de los restaurantes que rodean el lugar.

El municipio se localiza en la zona de los templados de la sierra norte, donde predomina el clima semifrío subhúmedo con lluvias en verano, en el cual la temperatura media anual es entre cinco y 12 grados centígrados.

img_20161210_192558

Por ello se recomienda llevar consigo abrigo, sobre todo en los meses de octubre a febrero, heladas que se presentan sobre todo en diciembre y enero.

Para llegar a este pueblo se debe tomar la autopista México-Puebla y en San Martín Texmelucan tomar la salida a Tlaxcala, llegar a la caseta de cobro y pasar Tlaxcala, para seguir hacia Apizaco y posteriormente a Tlaxco.

Antes de llegar a Tlaxco, se puede elegir recorrer el último trayecto por autopista o por la carretera libre 119.

Si se decide tomar el trayecto de cuota, el señalamiento dice Huauchinango y/o Chignahuapan cuota, y el trayecto es de 39 kilómetros con un tiempo aproximado de recorrido de 20 minutos.

Sin embargo, también se puede tomar un autobús desde la Terminal de Autobuses de Pasajeros de Oriente (TAPO), los cuales hacen un recorrido de cerca de tres horas, cuyo costo es de alrededor de 160 pesos.