Seleccionar página

El ser humano que negocia debe conocer lo que debe hacer, aunque es más importante lo que no, para así garantizar el éxito del trato.

negociacion

Cuando se entabla una negociación, no se deben alcanzar todos los objetivos propios cuando se sacrifican los intereses del otro. Tampoco esperar que todos se adapten rápidamente a la propuesta para aceptar negociar.

Ante todo se debe tener serenidad, un lenguaje corporal correcto, buen tono de voz, claridad y certeza de lo que se está ofreciendo, pero además, lo que se quiere alcanzar. Aquí 5 puntos clave a tomar en cuenta cuando estás negociando:

-No desesperarse: calma, mucha serenidad ante todo. Antes de perder el centro, se requiere tener claridad de palabra; porque esto denota ser un gran comunicador. Además, hacer fluir las ideas con buen ritmo para lograr expresar lo que se quiere y se busca.

– Lenguaje corporal: todo inicia con un buen apretón de manos al saludar, por medio de este, se comunicará seguridad y autoconfianza. El contacto visual constante también es requerido para negociar. Espalda recta y mentón levantado, con estos sencillos pasos se comunicará de manera acertada.

-Tono de voz: hablar fuerte y claro denota sabiduría. Quien mantiene conversaciones en una escala tonal correcta, cierra con éxito sus negociaciones; ya que el receptor escucha y comprende todo lo dicho. El valor agregado es tener habilidad de persuadir a las demás personas.

-Ser claro: aquí aplica lo concreto y simplificado. En vez de caer en discursos monótonos, largos, complejos y de cierta forma aburridos, mejor emplear la consistencia de la palabra. Hablar con claridad da mejor puntaje.

-Definir el rol: lo que se es y se quiere en una negociación debe estar estipulado correctamente desde el inicio de ésta. Así como se sabe qué se ofrece, la figura de cada negociante necesitará de una postura, en búsqueda de resolver diferencias y defender intereses en forma directa mediante el diálogo. Así se llegará a buen puerto con un acuerdo repleto de satisfacción.