Seleccionar página

El lunes pasado, el mundo se conmovía luego de darse a conocer el accidente de avión en que perdían la vida 71 personas, cuando el equipo de fútbol brasileño Chapecoense se dirigía a la ciudad de Medellín a disputar el partido final de ida de la Copa Sudamericana. Conforme pasan los días, salen a la luz detalles escalofriantes, que nos hacen pensar que tal vez nadie puede burlar a su destino. Conoce algunos de los presagios que ya adelantaban la tragedia que se avecinaba:

1.- En marzo pasado, el vidente brasileño Carlinhos se presentó en un programa de televisión e hizo una terrible predicción; un equipo completo de futbol perdería la vida en un accidente de avión, sin embargo, en ese momento no supo decir si el equipo era de Brasil o no, pero adelantó que esto ocurriría en el transcurso de un año o año y medio. ¡Impactante!

2.- Un capítulo de la popular serie animada de “Los Simpson”, emitido el 1 de noviembre de 1990, parecería también sugerir la tragedia. En él, la planta nuclear propiedad el Sr. Burns recibe una visita inesperada de unos inspectores de seguridad en el trabajo, los que en algún momento le dicen que “encontraron a un equipo de futbol brasileño desaparecido trabajando en la planta”, a lo que éste responde: “Ese avión se estrelló en mi propiedad”. ¡Escalofriante!

esposa-cleber

3.- Rosangela María Loureiro, esposa de Cleber Santana, jugador fallecido en el avionazo, reveló en declaraciones a la prensa brasileña que ella y su marido, junto a otras 12 parejas de jugadores y sus esposas, tenían previsto realizar un viaje a Punta Cana el 9 de diciembre, por lo que nueve mujeres de los jugadores decidieron tatuar el mismo dibujo en la espalda: un corazón con un avión al centro. “No sabíamos que nada de esto fuera a ocurrir y dibujamos el avión que representa el viaje”, señaló. ¿Una premonición o una terrible broma del destino?

cleber

4.- Por si esto no fuera poco, en una última publicación de Cleber Santana en Instagram, con una imagen tomada en el mismo avión en que perdería la vida, el delantero escribió lo que parecería ser un mensaje de despedida para su esposa: “En cuantas vidas viva, en todas te amaré”. Algo verdaderamente sorprendente…

5.- “Si muriese hoy, moriría feliz”, dijo el entrenador del Chapecoense, Caio Júnior, la noche del miércoles 23 de noviembre, luego de haberle ganado la semifinal de la Copa Sudamericana al club argentino San Lorenzo. Hoy esas palabras producen escalofríos, aunque también consuelo al pensar que, efectivamente, Caio murió feliz…

piloto-fb

6.- Poco antes de iniciar lo que a la postre sería su último vuelo, uno de los pilotos del avión de Lamia, Gustavo Encina, subió un mensaje en su perfil de Facebook en el que hablaba de un encuentro “glorioso” con Cristo. “Que el Señor te dé la gracia de soltar las cosas, aun aquellas que consideras preciosas en esta vida, y te permita mirar hacia adelante, donde está Cristo esperándote, para un encuentro glorioso que te abrirá las puertas de la eternidad”, escribió. Tras la tragedia, las palabras del piloto parecen cobrar otro significado, y se han viralizado a través de las redes sociales.

neto

7.- Helio Hermito Zampier, uno de los futbolistas que sobrevivió al accidente, tuvo una premonición de lo que estaba por ocurrir. Tras el rescate, su esposa Simona reveló que el jugador, conocido como Neto, tan solo unas horas antes de emprender el viaje, había soñado que el avión se estrellaba. Y aunque aún así abordó la aeronave, parecería que su destino era salir con vida a pesar de todo.

rushcel-marina

8.- Otra de las historias que se conoció tras la noticia de la tragedia, es la de Marina Storchi, novia del defensor Alan Ruschel, otro de los futbolistas sobrevivientes, quien narró a un medio brasileño que en los días previos al viaje tuvo un mal presentimiento. “Di que estás con algún dolor, no vayas a este viaje”, le dijo la joven de 24 años a su novio. Todo había iniciado al no encontrar el pasaporte de Ruschel, el cual desapareció por dos días, hecho que la perturbó. “El pasaporte estaba encima de la mesa y después no lo encontrábamos. Lo buscamos durante dos días por toda la casa, incluso en la basura, no aparecía por ningún lugar”. Incluso, frente a la constante sensación negativa, Marina decidió cancelar un viaje a Australia con su familia, lo que permitió que estuviera en Brasil cuando se supo del accidente.