Seleccionar página

Mediante un escaneo 3D de la momia de un cocodrilo egipcio de más de 2,500 años se ha encontrado que ésta alberga al menos 47 crías momificadas de forma individual junto al cuerpo del animal.

cocodrilo-momificado

La momia pertenece al Museo Nacional de Antigüedades de los Países Bajos en Leiden desde 1828, cuando fue descubierta por egiptólogos en el desierto de Al Faym, al sur de El Cairo, y aunque durante años se creyó que solo contenía un cocodrilo gigante, en 1996, también mediante escáner, se detectó que en realidad contenía 2 cocodrilos jóvenes en su interior.

Sin embargo, recientemente la momia fue sometida a un nuevo escaneo, esta vez en 3D, hallándose que además contiene 47 crías de cocodrilo momificadas individualmente antes de ser introducidas en el cocodrilo más grande, también momificado.

Ante tal hallazgo, los egiptólogos del museo han propuesto dos hipótesis: que los antiguos egipcios momificaron numerosos cocodrilos de diferentes edades debido a sus creencias en el rejuvenecimiento y en la vida después de la muerte; o que en aquel momento simplemente no había grandes cocodrilos disponibles para ofrendarlos a los dioses.

La momia de cocodrilo, de tres metros de largo, contiene también trozos de madera, lino, tallos de plantas y cuerda.

El objetivo de someter a la momia a un nuevo escaneo era realizar una serie fotográfica para poner a disposición del público una autopsia virtual interactiva, pero los científicos no tenían idea de que realizarían tan sorprendente hallazgo.