Seleccionar página

Por más de 90 años, Emma Morano, una italiana que este lunes 29 de noviembre cumplió 117 años, siguió una dieta muy peculiar: comer tres huevos al día, lo que, según sus propias palabras, la ayudó a ganar el título de la mujer más longeva del mundo.

emmamorano2

Emma Morano es ahora la última mujer que ha vivido en tres siglos diferentes; nacida en 1899 en Piedemonte, al norte de Italia, cuenta que su prolongada vida se debe en mucho a su herencia genética, pues su madre vivió hasta la edad de 91 años y varias de sus hermanas alcanzaron la centena.

Pero también señala que su dieta diaria, basada en comer 3 huevos, 2 de ellos crudos, tiene otro tanto que ver.

Morano relató que comenzó con esta dieta poco después de la 1a. Guerra Mundial, cuando siendo muy joven, un médico la diagnosticó con anemia. En la actualidad la ración ha sido reducida a solo 2 huevos al día, y los complementa con algunas galletas.

Sin embargo para su doctor, Carlos Brava, quien la atiende desde hace 27 años, esto contradice todos los consejos para llevar una vida saludable.

“Emma siempre comió muy pocos vegetales y muy poca fruta. Cuando la conocí, comía tres huevos al día, dos crudos por la mañana y luego un omelet al mediodía, y pollo en la cena”, declaró el médico, quien dijo que a pesar de todo, parece ser “eterna”.

Pero Morano también atribuye el secreto de su longevidad a que se deshizo de su marido, de quien se separó en 1938, poco después de que su bebé de 6 meses muriera. A partir de ahí, jamás volvió a contraer matrimonio. “No quería que me dominara nadie”, afirmó en entrevista para el NYT.

Emma dejó de trabajar cuando tenía 75 años de edad, y actualmente reside en un departamento de dos cuartos del que no ha salido desde hace 20 años.