Seleccionar página

Está más que demostrado que leer es muy beneficioso, todos los estudios sobre el tema aseguran que favorece la concentración, aumenta la materia gris del cerebro y ayuda a conseguir más éxitos profesionales.

leer-int2

Aunque para algunos expertos, leer es una actividad antinatural en el ser humano, pues el cerebro no está acostumbrado a mantener su atención fija sobre un punto durante mucho tiempo: enseguida tiende a despistarse ante cualquier nuevo estímulo.

Pero lo cierto es que la lectura de cualquier género o autor, nos aporta grandes beneficios a nivel cognitivo. Mejoramos nuestra capacidad de abstracción, nuestra imaginación y nuestra memoria. Se desarrolla además nuestra capacidad de comprensión y de inferencia, dimensiones todas ellas que van gestando nuevas conexiones neuronales en nuestro cerebro.

Cada vez que empezamos a leer, el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro se pone en marcha, trabajando a toda velocidad para activar distintas áreas. Según el neurólogo Stanislas Dehaene del Collège de France “la capacidad lectora modifica al cerebro”.

Al parecer, hay más materia gris y más neuronas en los cerebros que leen. Y un dato más curioso todavía. Según la psicóloga Nicole K. Speer de la Universidad de Washington, al leer recreamos lo imaginado de tal forma que se activan las mismas zonas cerebrales que lo hacen cuando observamos algo que está sucediendo en la realidad: para nuestro cerebro leer una novela es lo mismo a estar viviéndola. Y no solo eso, según un estudio del psicólogo Raymond Mar de la Universidad de Toronto las personas que leen novelas son más empáticas que los que leen libros especializados o los no lectores, destaca un texto de Muy Interesante.

La lectura nos mueve a nuevos escenarios para introducirnos en la piel de otros personajes, vivir otras vidas y aprender cosas nuevas. Todo ello consigue que focalicemos nuestra atención en otros campos lejos de nuestros problemas. Al relajarnos, se reduce el nivel de cortisol. Esto nos posibilita enfrentar los problemas con más tranquilidad y objetividad.

También es muy bueno para dormir. No hay nada mejor para conciliar el sueño por las noches que leer al menos durante media hora o una hora. Caemos en un estado de relax absoluto, nuestros músculos quedan destensados y nuestro cerebro, libre de tensiones y estrés, se queda suspendido en una calma idónea para conciliar el descanso.

De igual forma, una persona que lee es mejor orador y posee más habilidades comunicativas. Y no solo eso. Durante más de 20 años un equipo de la Universidad de Oxford analizó los hábitos y actividades de casi 20,000 jóvenes con ánimo de conocer qué actividades predecían el éxito profesional al cumplir 30. Sólo la lectura pareció tener un impacto significativo en el éxito profesional: ninguna otra práctica, como hacer deporte o ir al cine, tuvo efecto alguno.

Fuente: SputnikNews