Seleccionar página

No es un tratamiento de belleza en un centro exótico de la India con manjares suculentos. Es una práctica de sanación hindú que puede ser desagradable, sin el glamour asociado con los spas occidentales, que requiere compromiso del paciente de por lo menos una semana de dieta rigurosa.

ayurveda3

Tiene su lado amable sin duda. Además de que las purgas, por ejemplo, provocan una sensación de limpieza interna, los masajes (que son intensos y a veces hasta rudos), la dieta vegetariana insípida, sin sal, pero con especies orgánicas elaboradas en un centro de salud certificado, dejan al cuerpo relajado y ligero.

Se trata del Ayurveda, que en sánscrito significa ayur: vida, y veda: ciencia. Es una de las más antiguas ciencias para el cuidado de la salud y la cura de enfermedades, que tiene su origen en Los Vedas, que se cree son los textos más antiguos del mundo, escritos cerca del año 2500 AC.

Según éstos, las enfermedades son el resultado natural del final del ciclo armónico del cuerpo con su entorno. Los síntomas, que pueden ser dolor de estómago, de espalda, musculares y orgánicos, son el mensaje que manda el cuerpo para comunicar esa carencia de armonía.

Ayurveda es una práctica milenaria integral que busca restablecer el equilibrio mente-cuerpo con base en la alimentación, la actividad física, las rutinas cotidianas y el desarrollo espiritual, con el apoyo vital de hierbas y plantas medicinales.

El paciente se somete al Panchakarma (que es la combinación de cinco tipos de terapias), un proceso de detoxificación profundo que busca eliminar el estrés, remover las toxinas del cuerpo, así como promover el estado de alerta, la digestión y el sueño. La idea es recuperar la estabilidad integral del individuo.

El Shirodhara, por ejemplo, es uno de los tratamientos claves del Panchakarma, que consiste en verter de manera suave y continua aceite medicinal tibio sobre la frente del paciente, en el entrecejo, con masaje en el cabello, durante unos 30 minutos.

La técnica busca tratar dolores crónicos de cabeza, ansiedad, insomnio y nerviosismo.

ayurveda

El Panchakarma incluye una purga con ghee (aceite de mantequilla orgánica), que el paciente ingiere varios días por la mañana en un ritual que varía según cada caso, pero que siempre se realiza en una ceremonia frente al altar de Dhanwantari, el dios Hindú de la medicina.

Al final del proceso, el paciente se somete a una segunda purga más intensa y no siempre agradable, para drenar el intestino delgado.

El proceso requiere que la persona también se someta a una dieta vegetariana estricta durante por lo menos una semana, que inhale hierbas y aceites medicinales y participe en sesiones intensas de masajes así como relajantes de baños de vapor. Se le recomienda evitar actividades físicas y no tomar sol.

El propósito del Panchakarma es equilibrar las tres energías del cuerpo (vata, pitta y kapha) que pierden su armonía natural con las dietas inadecuadas, el medio ambiente contaminado, el estrés, los traumas y las lesiones, según los principios del Ayurveda.

Además de las pócimas, de los masajes y de la dieta, Ayurveda insiste en la importancia del estilo de vida. Para sus practicantes, todos los problemas de salud, como la obesidad, las enfermedades coronarias, las patologías neurológicas, son producto de los excesos a los que nuestra sociedad nos lleva.

(ntx)