Seleccionar página

Thomas Alva Edison anunció la invención de su primer fonógrafo el 21 de noviembre de 1877, una maravilla de la ingeniería que daría comienzo a una nueva era en la historia de la música y el entretenimiento.

fonografo-edison

El fonógrafo fue el primer aparato capaz de reproducir sonido, y el más común para hacerlo desde su invención hasta la década de 1980.

Cuando Thomas Alva Edison anunció la invención de su primer fonógrafo, la primera pieza interpretada fue “Mary had a little lamb” (“María tenía un corderito”). Edison mostró el dispositivo por primera vez el 29 de noviembre de ese mismo año y lo patentó el 19 de febrero de 1878.

Al principio, el inventor estaba bastante asombrado por lo que originalmente llamó una “máquina parlante”. “Nunca he estado tan asombrado en mi vida. Siempre sentí temor ante las cosas que funcionan a la primera”, señaló.

El fonógrafo fue la primera invención de Edison, dueño de otras 1,093 patentes norteamericanas, que obtuvo gran cobertura en la prensa, recibiendo altos elogios de prominentes publicaciones como Scientific American y Harper’s Weekly. Incluso, le hizo ganar una medalla de la Legión de Honor del gobierno francés.

El fonógrafo de Edison utilizaba un sistema de grabación mecánica analógica en el cual las ondas sonoras eran transformadas en vibraciones mecánicas mediante un transductor acústico-mecánico. Estas vibraciones movían un estilete que labraba un surco helicoidal sobre un cilindro de fonógrafo. Para reproducir el sonido se invertía el proceso.

Al principio se utilizaron cilindros de cartón recubiertos de estaño, más tarde de cartón parafinado y, finalmente, de cera sólida. El cilindro de cera, de mayor calidad y durabilidad, se comercializó desde 1889, un año después de que apareciera el gramófono.

El tiempo promedio de duración de las primeras grabaciones era de entre dos minutos y dos minutos y medio a 160 RPM para música, y solamente podían volver a tocarse unas cuantas veces.

Desde 1877 se desarrollaron múltiples artefactos similares al fonógrafo y surgieron las llamadas “talking machines”. Sin embargo, sólo el gramófono logró hacer sombra a la invención de Edison.

El inconveniente principal del sistema de Edison era la práctica imposibilidad de obtener duplicados de los cilindros mediante moldes, lo que dificultaba la difusión de dichos cilindros para ser comercializados. El gramófono por su parte, podía prensar miles de copias a partir de una única matriz (molde original).

Años más tarde, al gramófono se impuso el disco de vinilo, el cual fue desplazado posteriormente por el disco compacto (CD), de menor tamaño y mayor durabilidad, aunque a costa de perder calidad sonora.

En los inicios del siglo XXI, nuevos sistemas de reproducción sonora cada vez más sofisticados pretenden implantarse. En los últimos 25 años se creó el MiniDisc, el DVD y el “mp3”, los que sin embargo también están siendo desbancados por la reproducción de música en “streaming”.

En su momento, Edison no pudo prever hasta qué punto su invento vendría a revolucionar el panorama musical mundial, lo cierto es que gracias a él, se inició una carrera en la cual hemos sido los beneficiados, al poder tener cada día mejores aparatos para escuchar nuestra música favorita.