Seleccionar página

Los vuelos supersónicos del Concorde marcaron una era de la aviación comercial que cerró en 2003, pero ahora la compañía Startup Boom Technology planea construir y lanzar una nave de ese tipo más rápida en 2020.

La compañía, con sede en la ciudad estadounidense de Denver, presentó el XB-1 Supersonic Demonstrator, apodado Baby Boom, con el que planea hacer resurgir los vuelos comerciales supersónicos.

El lanzamiento del primer prototipo estaría considerado para 2017, mientras que se espera que un avión comercial con capacidad para 44 pasajeros esté listo a partir del 2020.

La aeronave será capaz de atravesar la distancia entre Londres y Nueva York —normalmente un vuelo de siete horas— en 3.5 horas, y entre Los Ángeles y Sidney —un viaje de 15 horas— en 6 horas y 45 minutos.

El precio inicial por el momento ha sido fijado en cinco mil dólares para el vuelo de la capital británica a la megalópolis estadounidense, indicó la agencia Sputnik.

Además, se informa que el Boom —10 por ciento más rápido que el famoso Concorde retirado del servicio en 2003— podrá volar a una velocidad de dos mil 335 kilómetros por hora.

El conglomerado multinacional Virgin Group, fundado por el magnate británico Richard Branson, proporcionará apoyo financiero y servicios de ingeniería a Boom Technology.

El grave accidente de uno de los Concorde el 25 de julio de 2000, el único en 27 años de servicio que costó la vida a 113 personas, y otros factores como la escasa rentabilidad, precipitaron su retiro definitivo. Su último vuelo fue el 26 de noviembre de 2003.

El Concorde fue el primer avión a reacción supersónico en ser usado de manera comercial, puesto en servicio el 21 de enero de 1976, anticipándose al también supersónico Tupolev Tu-144, la versión soviética del Concorde, que entró en servicio de pasajeros el 1 de noviembre de 1977.

(ntx)