Seleccionar página

Científicos chinos han logrado modificar por primera vez a escala mundial el genoma humano usando la tecnología de manipulación genética Crispr–Cas9, un revolucionario método de tratamiento de los tipos de cánceres más agresivos.

adn nasa

La operación, que fue llevada a cabo el pasado 28 de octubre por un equipo dirigido por el oncólogo Lu You en la Universidad de Sichuan (Chengdu), al parecer, ha sido un éxito, publicó la revista Nature.

Los investigadores extrajeron células inmunes (linfocitos T) de la sangre de un paciente con cáncer de pulmón metastásico y posteriormente emplearon la técnica de modificación genética Crispr–Cas9 para neutralizar el gen que codifica la proteína PD-1.

Según se había demostrado anteriormente, esta proteína suprime el sistema inmunitario, causando la propagación de tumores.

Los científicos modificaron las células extraídas y después las cultivaron para introducirlas nuevamente en el cuerpo humano.

La introducción de la tecnología Crispr, que es más sencilla y eficiente que otras técnicas, acelerará la “carrera” para la obtención de células con genes modificados en todo el mundo, auguró Carl June, especialista en inmunoterapia de la Universidad de Pennsylvania (Filadelfia) e investigadora en la materia.

“Creo que esto va a desencadenar un ‘Sputnik 2.0’, un duelo en el progreso biomédico entre China y Estados Unidos, lo cual es importante, ya que la competencia suele mejorar el producto final”, aseguró.

Por otra parte, el diario británico The Independent informó de un nuevo procedimiento de edición de ADN que podría solucionar “genes dañados” en el cerebro, retrasar el envejecimiento y tratar enfermedades hasta ahora incurables.

De acuerdo con el rotativo, científicos del Instituto Salk, del estado de California, descubrieron una técnica de edición del ADN que abre nuevas esperanzas respecto a la cura de graves enfermedades e incluso que podría ser útil a la hora de alargar la vida de las personas.

Dicho procedimiento, conocido como HITI, ha sido denominado por algunos científicos como el ‘Santo Grial’ de la genética y fue probado exitosamente en ratones de laboratorio, destacó The Independent.

Al utilizar esta novedosa metodología los científicos lograron reponer los genes que afectaban a los ojos de los roedores, lo que les permitió mejorar su visión.

El procedimiento funciona sobre una limitante genética que ha sido superada. El problema radica en que las células de la mayoría de los tejidos de los adultos carecen de la propiedad de dividirse (mitosis), lo que impide a los científicos introducir cambios en su ADN.

Según Juan Carlos Izpisua Belmonte, profesor del Instituto Salk y que formó parte del equipo de investigación, esta limitante ha sido superada.

Los científicos finalmente han logrado modificar el ADN de las células que no se dividen, lo que les permitirá sanar genes dañados en varias partes importantes del cuerpo, como el cerebro, el corazón y el hígado.

El descubrimiento ha sido bienvenido por gran parte de la comunidad científica, que alienta a la continuidad de las pruebas necesarias antes de ser aplicado en seres humanos.

(ntx)