Seleccionar página

Aunque los osos polares son temidos debido a su peso y tamaño y a que cuando tienen hambre no dudaría en comerse a cualquier ser vivo que se les pusiera enfrente, este oso rompió todas las reglas cuando se acercó a un perro y lo comenzó a acariciar.

La insólita escena fue filmada por David de Meulles, mecánico y guía turístico ocasional en Churchill, una localidad ubicada al norte de la provincia de Manitoba, en Canadá.

De Meulles había salido a recorrer la zona junto con un grupo de visitantes, cuando vio al oso polar acercarse al can y temió lo peor. Sin embargo, lo que sucedió después lo sorprendió.

El encuentro tuvo lugar en el santuario de perros de Brian Ladoon, quien desde hace cuatro décadas vive en este recóndito lugar cercano al Ártico para criar y preservar una raza de perros de trineo originaria de la zona.

El video ya ha alcanzado más de 3 millones de vistas en YouTube, y la mayoría de los comentarios de los usuarios son de sorpresa y ternura ante tan inesperado momento.

Sin embargo, especialistas consideran que este tipo de conductas no son naturales, sino aprendidas, y que incluso podrían poner en riesgo la vida de los osos, quienes de acercarse así a algún ser humano, podrían ser fusilados ante el riesgo de un ataque.