Seleccionar página

El Bellinghausen, con sus más de cien años de historia, continúa sirviendo comida de primera. El servicio es inmejorable y la armonía del patio hace olvidar el bullicio citadino. La especialidad es el chamorro de la casa pero no hay que olvidar las sugerencias del día.

bellinhausen1

El restaurante abrió sus puertas en 1915 con el nombre de La Culinaria, aunque fue conocido desde el principio como “La casa del señor Bellinghausen” o simplemente Bellinghausen, como el apellido de su fundador, Hermann Bellinghausen, quien fuera el cocinero de Porfirio Díaz cuando el Castillo de Chapultepec aún funcionaba como residencia presidencial.

A lo largo de estos cien años, su menú no ha sufrido casi modificaciones, siendo clásicos el tradicional chamorro; el famoso filete “chemita”, sellado por fuera y rojo por dentro, bañado con jugo de carne y mantequilla y de guarnición puré de papa y cebollitas a la francesa; el filete de pescado “Rodrigo”, un róbalo a la plancha salseado con cebolla, cilantro y jugo Maggi; la salchicha Frankfurt o los gusanos de maguey.

filete-belling

De beber, no puedes dejar de probar el clásico “Mint Julep” al estilo Veracruz, preparado con hierba mascabada con azúcar, ron, jerez, oporto y gotas de angostura.

Si la comida es de primera, el servicio no se queda atrás y los meseros, algunos que ya tienen medio siglo trabajando ahí, siempre están atentos a los requerimientos de los clientes.

El comedor principal tiene el ambiente de los antiguos restaurantes del centro, pero el patio es ideal para pasar una tarde relajada y charlar en la sobremesa.

 

Dirección: Londres No.95, Col. Juárez, C.P. 06600, Cuauhtémoc, Ciudad de México.

Teléfonos: 5207-6749, 5207-4978 y 5525-8738

Horario: Lunes a domingo, 1:00 pm a 7:00 pm.