Seleccionar página

Causa de la muerte: disolución. Literalmente, así es como perdió la vida un ciudadano de Oregón que se cayó a un géiser de agua ácida e hirviente en el parque nacional de Yellowstone.

colin-scott

Ocurrió el pasado junio, pero recientemente se ha dado a conocer la truculenta razón del fallecimiento, informa The Guardian.

Colin Scott, de 23 años, había estado buscando un lugar para nadar después de una larga caminata a través de una sección prohibida del parque. Iba junto a su hermana Sable. Según explican los especialistas que investigaron el incidente, los hermanos estaban buscando un lugar para practicar ‘hot potting’ —una manera ilegal de nadar en las fuentes termales del parque—.

Sable Scott estaba filmando un vídeo de ellos dos caminando por el borde del área geotermal de Norris Geyser Basin cuando, de repente, su hermano se resbaló. “El teléfono registró el momento en el que [el joven] se deslizó y se cayó al géiser y los esfuerzos de su hermana por rescatarlo”, concreta el informe oficial.

Como en la zona no había servicio de teléfono móvil, Sable Scott corrió a un museo cercano para pedir ayuda. Cuando llegaron los empleados del parque, partes de la cabeza de Colin Scott, restos de su torso y sus manos eran visibles en la fuente. “El consenso entre el equipo de rescate fue que el calor extremo de la fuente, junto con su naturaleza ácida, disolvió los restos”, se aclara en el informe.

Por sorprendente que sea aprender que un ser humano puede descomponerse completamente en el agua, existe una razón científica por la que algunas fuentes termales son ácidas mientras que otras son completamente inofensivas. El agua segura e insegura para los seres humanos se origina en el mismo y profundo lugar subterráneo, pero se separa al llegar a la superficie. Una parte se convierte en altamente ácida cuando los microorganismos que viven en condiciones de calor extremo rompen pedazos de rocas circundantes añadiendo ácido sulfúrico al agua.

Fuente: SputnikNews