Seleccionar página

En época de crisis, las alternativas de empleo disminuyen notoriamente. Muchas empresas despiden profesionales o simplemente dejan de contratarlos. Otras recortan salarios y reestructuran cargos y equipos.

profesional sobrecalificado 3

Frente a este escenario, la desesperación de un ejecutivo desempleado por conseguir trabajo y reducir las cargas económicas puede llevarlo a postularse a cargos que no cumplen con sus expectativas o que no tienen nada que ver con su perfil profesional.

En este contexto, nace el perfil del postulante sobrecalificado, aquel que cuenta con la experiencia laboral suficiente, antecedentes personales destacados, especializaciones en variados temas y excelentes recomendaciones como para llenar varias hojas de un currículum, pero que no es contratado por las empresas a las que aspira por contar con mayores calificaciones que las que se necesitan para el puesto vacante.

Aunque para algunos esto pueda sonar a excusa, lo cierto es que pocas compañías están dispuestas a correr el riesgo de incorporar profesionales con grandes currículums a cargos pequeños, pues son reacias a contratar perfiles sobrecalificados porque saben que en esos casos la relación es muy transaccional, incluso, podría seguir buscando opciones mejores y en cuanto la encuentre, se marchará.

profesional sobrecalificado 1

Para revertir esta situación, los especialistas recomiendan enfocarse en encontrar un empleo acorde con el currículum profesional y no buscar en lugares equivocados. El candidato debe plantearse si está buscando trabajo en los lugares adecuados, o si está persiguiendo posiciones para las que realmente está sobredimensionado.

Ahora bien, si el profesional desea quitarle méritos a su hoja de vida, deberá redactar una más sencilla, a fin de adaptarla a las condiciones establecidas por las empresas a las que se opta, haciendo visibles los elementos curriculares que puedan estar más valorados en cada caso.

El candidato tiene que saber venderse, entender qué cosas son negociables y cuáles no, cuáles son sus anclas de carrera. Siempre hay lugar para todos los candidatos, el punto es conocerse y saber dónde tocar el timbre oportuno.