Seleccionar página

Los celos son un sentimiento que la mayoría de las personas experimentamos en algún momento de la vida. No conocen edad, sexo ni condición física o económica, pueden presentarse en cualquier tipo de relación y en diferentes etapas: desde la infancia hacia los padres, hermanos, amigos, compañeros, jefes y suelen agudizarse cuando se tiene pareja.

celos-pareja-668x400x80xX

Los celos surgen del deseo de posesión del otro o la necesidad de acaparar toda su atención y no conseguirlo. Cuando estamos celosos nos podemos sentir frustrados, no queridos, rechazados, etc., generando así una serie de sentimientos negativos hacia el causante de los celos y hacia nosotros mismos.

Los celos son un estado emotivo de ansiedad que está caracterizado por el miedo ante la posible pérdida de lo que se tiene. Pueden ser considerados patológicos o normales, dependiendo de la intensidad y de la existencia o no de una causa o fundamento justificado para sentirlos.

Generalmente, suelen darse en personas inseguras y con una autoestima frágil, lo que los hace sentir que en cualquier momento la otra persona los va a abandonar por alguien mejor que ellos, más si se han tenido experiencias previas que los hayan lastimado o los lleven a desconfiar de la persona amada.

Los celos pueden ocasionar graves problemas en nuestra salud física, mental y social; pudiendo llegar a crear situaciones verdaderamente peligrosas con las que además, nuestra seguridad, libertad y vida estén en peligro.

Existen varios tipos de celos, entre los que están:

– Ocasionales: Ocurren principalmente al inicio de una relación mientras la pareja se va consolidando en todos los aspectos. También, suelen aparecer cuando una pareja experimenta algún cambio significativo en alguna etapa de la relación (cambio de escuela, de trabajo, de ciudad). Sin embargo, son momentáneos y la pareja siempre vuelve a experimentar estabilidad y confianza en su relación.

– Reactivos: Se presentan cuando ya se ha tenido una experiencia previa de infidelidad por parte del ser amado, por lo que los celos son una manifestación de que la persona está detectando un peligro potencial. En este caso, el miedo y la inseguridad surgen debido a que la pareja siembra la duda de manera constante. También, hay quienes resaltan las cualidades de otras personas comparándolas con el celoso, lo que genera en él una reacción vengativa.

– Patológicos: Son infundados y acompañan al celoso en todas las relaciones que ha tenido. Estas personas se la viven sospechando de todo. Poseen un alto grado de insatisfacción y de posesión, y en el fondo, experimentan un gran miedo e inseguridad a adaptarse a los cambios de la vida. Tratan de controlar a la pareja en muchos aspectos. Nunca se sienten suficientemente amados, ni aceptados. No se percatan del grado de violencia emocional ni del poder destructivo que generan sus celos, por lo que pueden alejar al ser amado y, en muchos casos, arruinar la relación.