Seleccionar página

Cada fin de año, el Diccionario Oxford hace una revisión a las palabras en inglés de mayor actualidad, y escoge una de ellas como la palabra del año. En 2013 fue selfie; en 2014 fue vapear y en 2015, ni siquiera fue una palabra, sino un emoji.

post-truth

Ahora, para 2016 ha elegido como la palabra del año a “Post-truth” (Post-verdad), indicando que aunque se conoce desde hace 10 años, su uso se detonó a partir del debate en el Reino Unido del Brexit y las pasadas elecciones en Estados Unidos.

La definición de Post-verdad según el Diccionario de Oxford es: “relacionado con o circunstancias en las que los hechos objetivos son menos influyentes en la formación de la opinión pública que apela a la emoción y la creencia personal que denota”. Y por lo general, suele acompañar a la palabra “política” (Post-truth politics).

Un claro ejemplo de su uso fue el que le dió la revista The Economist en su portada en septiembre, cuando tituló una nota sobre la campaña de Trump: “Post-truth politics: Art of the lie” (Política post-verdad: el arte de la mentira).

Pero antes de ser coronada como la palabra del año, Post-verdad debió competir con términos como “coulrofobia”, el miedo extremo e irracional a los payasos-; “alt-right” y “brexiteer”, ambas vinculadas al panorama político turbulento en los EE.UU. y el Reino Unido; “adulting”, que quiere decir comportarse como un adulto responsable, sobre todo cuando se trata de tareas mundanas, y “woke”, una palabra de la jerga americana que significa “alerta a la injusticia en la sociedad, especialmente el racismo.”