Seleccionar página

La comunicación en la pareja determina, no solo la calidad de la relación, sino también una parte importante en nuestra calidad de vida. El diálogo en una pareja es imprescindible para expresar las inquietudes que pueden surgir a lo largo de la relación, para explicar los miedos que se pueden tener sobre el futuro o para hacerle ver a nuestro novio o esposo(a) lo que nos gusta o no de él (ella) o de la relación en cuestión.

pareja

Sin embargo, no es raro que, incluso aunque intentemos comunicarnos lo mejor que podemos, la otra persona no nos esté entendiendo, o quizá esté entendiendo algo muy distinto de lo que queremos decir.

También, en ocasiones, mucha gente parece esperar que sus parejas lean sus mentes, suponiendo que, como son pareja, deben estar sintonizados de un modo mágico y ser capaces de leer cada gesto o mirada del otro y saber lo que siente, quiere o piensa. Por muy romántico que esto pueda sonar, lo cierto es que nadie tiene la capacidad de leer la mente de los demás.

Comunicarnos significa intercambiar mensajes con otras personas con la intención de conectarnos con ellas y compartir alguna idea, valor, emoción, meta, etc. Para ello, es indispensable que esa persona escuche nuestro mensaje. Es decir, si nosotros hablamos, pero nadie escucha, no podemos hablar realmente de comunicación, en el sentido que se le da a esta.

Podríamos suponer que lo antes mencionado es algo que constantemente se da en la relación de pareja, pero no es así. La mayoría de los problemas surgen por una mala comunicación o por la falta de ésta. Muchas veces sucede que una de las partes no escucha al otro o se deja de hablar adecuadamente, es decir, se ataca, insulta, humilla o grita; o también se puede optar por evitar la comunicación como una forma de castigo al otro.

Una de las principales reglas y quizá la más importante, debería de ser la de mantener siempre el respeto, tanto en relación a nuestra pareja como en cuanto a nosotros mismos. Nunca vamos a poder mantener una buena comunicación y, sobre todo, una buena relación de pareja, si la primera está basada en estos puntos negativos.

Foto-de-comunicacion-con-la-pareja

Si estamos enojados, debemos aprender a controlar nuestro enojo y a expresarlo de manera adecuada. Existen diferentes maneras de discutir o expresar una molestia. Si lo que se quiere es enriquecer la relación lo importante es comunicar lo positivo.

Pero, ¿qué hacer para mejorar la comunicación en pareja? Antes que nada, no permitamos que el cansancio y la rutina impidan mantener la intimidad con la pareja, en donde podamos hablar de nosotros mismos.

Cuando se discute con la pareja, lo mejor es mantener la calma y no enfocarse únicamente en defender nuestro punto de vista. Hay que tener apertura para escuchar con empatía y tratar de entender, no sólo lo que dice el otro, sino también lo que siente para que no se caiga en el punto de “adivinador de pensamientos”.

Ante todo, hay que tener en cuenta que no vamos a tener la razón siempre y hay que saber reconocer cuando se está equivocado. Aquí mostraremos flexibilidad e inteligencia y con ello, la capacidad para mantener mejores relaciones. Sin embargo, tampoco se trata de dar siempre la razón a la pareja simplemente por evitar un conflicto.

Cuando se tiene un problema, nunca hay que dejar de hablarle a nuestra pareja. Por ilógico que parezca, aunque intentemos “castigarla”, esto podría convertirse en una costumbre que sólo crea una gran distancia entre ambos.

Aprender a pedir lo que se desea, utilizar el sentido del humor sin caer en burlas y echar mano del lenguaje corporal, son también herramientas muy útiles para hacer óptima la comunicación en pareja.