Seleccionar página

William Herschel, nacido Friedrich Wilhelm Herschel en Hannover, Alemania, el 15 de noviembre de 1738, fue un astrónomo y músico germano-británico, descubridor del planeta Urano y de otros numerosos objetos celestes.

herschel-urano

Herschel nació del matrimonio formado por el músico militar Isaak Herschel y Anna Ilse Moritzen. Influido por sus padres, Friedrich estudió música y se convirtió en un competente intérprete de oboe, uniéndose a su padre y a su hermano Jacob en la banda del Regimiento de Guardias de Infantería.

En 1757 participó en la Batalla de Hastenbeck entre Francia y Hannover durante la Guerra de los Siete Años. Los más de 5.000 muertos que presenció le causaron una honda impresión, que lo llevó a alejarse de su país natal y afincarse con su hermano en Inglaterra. Jacob decidió regresar a Hannover luego de dos años, pero Friedrich Wilhelm (a quien los ingleses llamaban ahora “William”, nombre que lo acompañaría para siempre) prefirió quedarse.

El joven Herschel profundizó en Inglaterra sus estudios musicales: se convirtió primero en profesor y luego en organista en Halifax (1765). Al año siguiente era ya director de orquesta en Bath.

En 1772, su hermana Caroline Herschel llegó a vivir con él en Bath. Fue entonces cuando, gracias a su influencia, ocurrió el episodio que cambiaría la vida de William: el 10 de mayo de 1773 compró un libro (“Astronomía” de Ferguson) y se enamoró para siempre de la ciencia de los cielos.

Hombre ávido de conocimientos y dotado de una gran habilidad manual, Herschel comenzó desde el principio a calcular, diseñar y construir sus propios telescopios. Sus primeros grandes descubrimientos los realizó con ayuda de su telescopio de 18 pulgadas, del cual se sirvió hasta el fin de su vida.

El 13 de marzo de 1781 Herschel observó un objeto no registrado que a primera vista parecía un cometa; estudiándolo con todo cuidado pronto consiguió determinar que en realidad se trataba del séptimo planeta del Sistema Solar. Pidió a otros astrónomos que confirmaran su diagnóstico, y todos estuvieron de acuerdo con él: existía un nuevo planeta situado al doble de la distancia de Saturno.

Herschel bautizó al planeta con el curioso nombre de “Planeta Jorge”, en un extraño homenaje al rey Jorge III de Inglaterra que acababa de perder todas sus posesiones en América del Norte por la independencia estadounidense en 1776, aunque posteriormente se le cambió el nombre a Urano, para seguir con la tradición mitológica.

El rey Jorge III premió a Herschel por su descubrimiento de Urano nombrándolo miembro de la Real Sociedad de Ciencias y Astrónomo Real de la Corte. Gracias al salario que este nombramiento le procuraba, el astrónomo pudo abandonar definitivamente la música como medio de vida y dedicarse en forma exclusiva a su ciencia.

William Herschel falleció el 25 de agosto de 1822 en su casa de Slough, a la avanzada edad de 84 años, habiendo descubierto, en un lapso de menos de dos décadas, 2.514 nuevos objetos de espacio profundo, entre los que se cuentan cúmulos globulares, nebulosas y galaxias. Además, dibujó un mapa completo de la Vía Láctea. El resultado, aunque muy primitivo, se aproxima notablemente al que se conoce en la actualidad.