Seleccionar página

¿Por qué algunas variantes del virus de la gripe atacan principalmente a niños y jóvenes, mientras que otras suelen afectar a personas más mayores? Un nuevo estudio publicado en la revista Science revela la importancia del año de nacimiento en cuanto a la inmunidad de un individuo ante una determinada cepa.

mujer-gripe

El estudio, dirigido por investigadores de la Universidad de Arizona, en Tucson, y la de California (ambas en EE UU), podría ayudar al desarrollo de una vacuna universal contra la infección.

Hasta ahora, se creía que la exposición previa a la gripe confería poca o ninguna protección inmunológica contra los nuevos virus que pueden saltar de los animales a los seres humanos. Ahora, estos resultados suponen un importante empuje para las medidas de salud pública dirigidas a frenar los riesgos de un brote grave.

El equipo estudió dos virus de la gripe aviar de tipo A (H5N1 y H7N9), cada uno de los cuales ha causado cientos de casos de contagio graves e incluso la muerte en seres humanos. Además, ambas cepas podrían generar mutaciones que les permitan no solo saltar fácilmente de las aves a los humanos, sino también propagarse rápidamente entre los huéspedes humanos.

Durante el trabajo, los expertos descubrieron que cualquier cepa de gripe humana a la que una persona haya estado expuesta durante su infancia determina sobre qué cepas de gripe de origen aviar se estaría protegido en un episodio futuro. Este efecto de impresión inmunológica parece depender exclusivamente de la primera exposición al virus y resulta difícil de revertir.

Y es que cuando un individuo se expone al virus de la gripe por primera vez, el sistema inmune crea anticuerpos dirigidos a la hemaglutinina, una proteína responsable de la unión del virus a la célula infectada. Así, los virus de la gripe difieren entre sí en las partes que componen dichas proteínas.

Así, las personas nacidas antes de la década de los 60 posiblemente hayan experimentado su primera infección por gripe por un virus H1 o H2. Por ello, encontraron que estos grupos de edad rara vez sucumben a la H5N1 aviar, pero a menudo mueren por la H7N9.

Por su parte, las personas nacidas después de esta década y expuestas a la gripe H3 muestran el patrón contrario: están protegidos de H7N9 pero sufren de enfermedad grave y fallecen cuando se exponen a virus H5 incompatibles con su exposición infantil.

Uno de los hallazgos más relevantes es la tasa de protección existente si los pacientes habían estado expuestos a un virus compatible. De esta forma, hay un 75% de defensa contra la enfermedad severa y un 80% contra la muerte. Con esas cifras, el equipo sostiene que es posible hacer predicciones sobre H5N1, H7N9 y otras posibles causas de futuras pandemias.

Fuente: SINC