Seleccionar página

Siempre es importante saber qué lucir, cómo, cuándo y dónde, y aunque a medida que pasa el tiempo cada vez se relajan más las reglas en los outfits, algunas nunca dejan de tener vigencia, como la importancia de ser todo un caballero o el uso de la corbata y el moño; en todos los guardarropas masculinos estas son dos prendas que nunca deben faltar, así que es importante tener al menos una idea de cuándo se puede portar cuál, porque seguramente será necesario usar una de ellas en algún momento.

corbata

Una corbata se presta para casi toda ocasión, pero un moño que luce espectacular, distinguido y diferente, no. Estamos acostumbrados a las corbatas en reuniones de trabajo, en ocasiones familiares y en algunas fiestas semiformales y formales. Los moños aunque con anterioridad sólo acompañaban a los smokings, hoy en día suelen ir de la mano de otro tipo de atuendos dependiendo del estilo muy particular de cada hombre. En realidad la corbata se sigue usando mucho y los moños poco.

Los smokings actuales pueden ir acompañados del clásico y elegante moño, pero también y cada vez más, de la corbata con faja y chaleco, o sin alguno de ellos. En reuniones de gala son mejores los moños en colores oscuros y con camisa de cuello tradicional, lo que brinda una mayor elegancia, y aunque uses un moño en una ocasión informal, la camisa también deberá ser de cuello tradicional para que luzca el moño.

cuando-usar-mono

En reuniones de trabajo, traje y corbata son básicos, y siempre es mejor corbata que moño, lo que incluye las entrevistas laborales ya que se trata de un estilo clásico para la primera impresión de oficina. En las bodas, si el novio lleva frac o smoking deberá usar moño, pero si luce un chaqué entonces será corbata y los invitados quedarán sujetos a la hora del evento; podrán vestir con corbata, salvo si es en la noche, donde lo mejor será usar moño que es más elegante.