Seleccionar página

Se acabó la época en que sólo las empresas fijan sus condiciones para contratar. Los jóvenes tienen su propia lista respecto a lo deseable en una organización, como enfrentar retos desafiantes desde su contratación.

millennials 3

Certeza respecto a que la actividad laboral ofrecerá retos es el primer elemento que busca un Millennial en una oferta de trabajo, así como flexibilidad en el lugar de trabajo y contar con un plan de carrera. La ubicación de la empresa es un aspecto menos importante.

Descartar una oferta de trabajo si no representa una experiencia ‘significativa’ puede resultar increíble para alguien de la Generación X, o el Baby Boomer, pero no para el Millennial.

Muchas empresas prestan poca atención a este elemento, se extrañan porque el joven es selectivo en sus trabajos, cuando esto será la tendencia en Millennials y en la Generación X. Los jóvenes busca proyectos laborales que impacten en su vida, de ahí el interés en temas como viajar -a través del empleo-, y responsabilidad social.

De hecho, la idea de permanecer años solo en una organización, hasta ver cumplida la promesa de crecimiento laboral, tampoco significa un hit en los Millennials. Pero entonces, ¿cómo hacer nuestra empresa atractiva para los jóvenes talentos? Aquí tres acciones para atraer al talento millennial:

1.- Comunicación asertiva: Lejos de la creencia que los millennials son una generación poco comprometida e individualista, estos jóvenes quieren sentirse parte de un grupo. Fomentar una comunicación ‘en dos sentidos’, es decir, dar y pedir retroalimentación, ayuda a mantener su interés, y generar en ellos la idea de pertenencia y de ser parte de retos continuamente.

2. Inmersión en diferentes proyectos: El interés de crecimiento acelerado, recurrente en esta generación, puede orientarse de diferentes formas. No necesariamente implica dar un puesto nuevo cada año. Al Millennial se le puede integrar en varios proyectos, permitir que conozca cómo trabajan otras áreas y con ello, a su vez, se puede ir generando un conocimiento amplio de la empresa.

3. Especial para graduados: Cambiar del ámbito académico al de trabajo, “o la vida real”, implica retos. Para facilitar la inmersión de estos nuevos colaboradores, y que entiendan las expectativas sobre su trabajo, funcionan acciones como reforzar los programas de inducción o la presencia de un mentor.

Fuente: Bumeran