Seleccionar página

Abraham Stoker fue uno de los autores góticos más destacados de la época victoriana; nació el 8 de noviembre de 1847 y aunque se dedicó el atletismo, la escritura y el teatro, su fama la debe, sobre todo, a haber escrito la popular novela “Drácula”.

bram-stoker-940x626

Hijo de Abraham Stoker y Charlotte Mathilda Blake Thornley, “Bram” Stoker vio la primera luz en Clontarf, Dublín. Fue el tercero de siete hermanos de una familia próspera y debido a su mal estado de salud que lo mantuvo en cama hasta los siete años aprendió todo lo necesario en casa.

Su madre Charlotte, solía leerle todo tipo de historias fantásticas que incluían fantasmas, duendes típicos del folclore irlandés y vampiros. Gracias a este enclaustramiento, Abraham comenzaría a desarrollar un profundo interés en los temas ocultos y lo sobrenatural.

Stoker comenzó su educación en el Trinity College, del que se graduó con honores en 1870, posteriormente entró en el Servicio Civil Irlandés, donde sirvió como inspector de tribunal de primera instancia.

No mucho tiempo después fue contratado como sirviente civil en el Castillo de Dublín, donde su padre había trabajado tiempo atrás y le ayudó a Bram a colocarse rápidamente, pero no del todo feliz con su trabajo, buscó un segundo empleo, escribiendo sin paga en el “Dublin Evening Mail”.

Bram abandonó su trabajo en el Castillo de Dublín casi 10 años después, conoció al actor Henry Irving, con quien tendría una sólida amistad, y a finales de la década le ofrecería una gerencia en el aún famoso Lyceum Theatre de Londres.

Bram publicó obras como “La copa de Cristal” en 1872, su primera historia de terror “La cadena del destino”, en 1875; la colección de narraciones para niños “El país del ocaso”, en 1882 y “El paso de la serpiente”, en 1890.

En 1897, Bram Stoker publicó la que a la postre sería su obra maestra, el clásico de la literatura del horror “Drácula”; la crítica de aquel momento lo aplaudió, la reacción fue positiva en todos y cada uno de los medios impresos de aquel momento, y hoy continúa siendo uno de los favoritos de los lectores.

Justo después de la publicación de “Drácula”, Bram se dio cuenta de la popularidad que había ganado y rápidamente, puso manos a la obra en diversos textos y logró publicar 19 obras más antes de su muerte.

Después de una enfermedad que sufría desde 1906, Stoker murió una tarde de sábado, el 20 de abril del 1912. La causa de su muerte es atribuida a la sífilis, pero otras fuentes difieren y lo atribuyen a un ataque al corazón.

(ntx)