Seleccionar página

La opinión pública, en ocasiones, recibe tal cantidad de información que puede ser incapaz de reconocer cuál es manipulada y cuál no. La influencia de la televisión y de los medios de comunicación en general, provoca modificaciones en la vida cotidiana, en la cultura y en la percepción de la realidad.

toritooo

La televisión viene creando desde hace décadas, modelos y estereotipos que son asumidos por la colectividad como normas de conducta, gracias a su inmediatez. Por ejemplo, el canon de belleza en las pasarelas de moda más prestigiosas del mundo, se convierte en el modelo a seguir por millones de jóvenes, llegando incluso a darse casos de anorexia nerviosa o bulimia por imitarlo, con tal de alcanzar la perfección.

Otro ejemplo podrían ser las frases que algunas personas dicen o que algún personaje llega a pronunciar. Para ello, hemos preparado una selección de 12 frases que ya son parte del colectivo y que si bien no las decimos a diario, sí las llegamos a utilizar en alguna situación:

1.- ¡Toriiiiiiiiiiiiiittttooooooo!: Una de las escenas más desgarradoras y emblemáticas del cine de oro mexicano, sin lugar a dudas, es la muerte de “Torito” en “Ustedes los Ricos”. Gracias a la dirección de Ismael Rodríguez y la magnífica actuación de Pedro Infante, la escena ha sacudido a millones de mexicanos ante la tragedia que vive Pepe el Toro al perder a su hijo en el incendio. Aunque en realidad en la escena el “ídolo del pueblo” nunca menciona el nombre de “Torito”, la gente aún sigue conmoviéndose en esta parte y agregándole la frase como un modo de burlarse ante la tragedia.

2.- ¡Pregúuuuuuntame, caón, pregúuuuuuuntame!: Por muchos años, Eugenio Derbez se ha encargado de darle vida a muchos personajes en sus programas cómicos. Uno de ellos es Aarón Abasolo, digno representante del mexicano flojo, vividor y tramposo. Suele ser vulgar e irrespetuoso, pero su característica principal es que cuando alguien le quiere preguntar algo, él siempre responde: “Pregúuuuuuntame, caón, pregúuuuuuuntame”.

3.- ¡Hijazo de mi vidaza!: Siendo unos de los más grandes íconos de la comedia mexicana, “Los Polivoces” fueron un fenómeno que, a la fecha, sigue vigente gracias a sus críticas sociales que hacían mofa de la realidad del mexicano de las formas más creativas e inverosímiles. Gordolfo Gelatino y su madre, Doña Naborita, eran sólo un par de personajes que formaban parte del universo de “Los Polivoces”. Mientras Gordolfo era una representación de un galán un poco holgazán, Naborita era la madre abnegada que siempre lo llamaba “Hijazo de mi vidaza”.

4.- ¡Tirititito!: Mejor conocido como “El Perro” Bermúdez, Enrique Bermudez De la Serna es uno de los comentaristas deportivos más controvertidos de los últimos tiempos. Su estilo desenfadado y apasionado lo define perfectamente. Durante sus narraciones, ha pronunciado muchas frases y apodos que han pasado a la posteridad, como el “tirititito”, que lo aplica cuando algún jugador lanza el balón muy cerca de la red. Irónicamente esta palabra, metió a Eugenio Derbez en un aprieto en agosto del 2011, cuando quiso bromear sobre la balacera ocurrida en el Estadio Territorio Santos Corona.

5.- La catafixia: Xavier López “Chabelo” es, sin lugar a dudas, toda una institución en la televisión mexicana. Con una larga carrera en el cine y la televisión, “Chabelo” ha entretenido a grandes y chicos y es objeto de comentarios chuscos en las redes sociales por su longevidad. Su famoso programa “En Familia con Chabelo” tenía su punto cumbre al final con la famosa “Catafixia”, que no era más que el instante decisivo donde después de pasar muchas retos, se apostaba todo por una sorpresa desconocida.

6.- ¡Me das miedo, Teresa!: Por años, las telenovelas han sido el género televisivo más producido, explotado y comercializado en América Latina. Los símbolos y estereotipos que engloban estas historias tienen gran influencia en las masas aún cuando éstas sean predecibles en sus tramas. Una de ellas es “Teresa”, una telenovela un tanto diferente, pues su protagonista tiene tintes maliciosos en comparación a otras donde la heroína es buena, virginal y un tanto inocente. Teresa se aprovecha de su belleza e inteligencia para salir de la pobreza e ingresar al mundo que ella tanto ha deseado sin medir las consecuencias. Su madre, quien reprueba su actuar, siempre le decía “Me das miedo, Teresa”.

7.- ¡Nadie me respeta!: Hanna-Barbera fueron por muchos años, líderes en producción de caricaturas que en la actualidad son clásicas. A pesar de haber sido criticados por sus limitadas técnicas de animación, Hanna-Barbera produjeron exitosas series que fueron emitidas durante muchas temporadas en televisión. Hacia los años 80, enfrentaron una gran competencia debido a que otras productoras se respaldaron en nuevas técnicas de mercadotecnia, como sacar juguetes y muñecos de acción. La caricatura de donde sale esta frase es “Mandibulín”, que era un tiburón blanco, baterista de “Los Neptunos”, al que le resultaba difícil conseguir el respeto en una sociedad que parecía robotizada, lo que le impulsaba a menudo a pronunciar su famosa frase “¡Nadie me respeta!”.

8.- ¡Fue sin querer queriendo!: Otra de las personalidades que es parte de la historia de la televisión mexicana es Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”. Su carrera la inició haciendo los guiones para Viruta y Capulina y posteriormente, ya en Televisión Independiente de México, arrancó su programa “Chespirito”, donde presentaba a sus personajes entrañables como el Chavo del Ocho, un niño de ocho años que vivía en un barril y soñaba con una torta de jamón. Siempre tenía el tino de accidentarse con alguien sin intención alguna a lo que siempre respondía: “Fue sin querer queriendo”.

sin-querer

9.- ¡Hoy toca!: Gran aficionado de los Pumas y obsesivo de la sintaxis, Germán Dehesa se convirtió en uno de los más influyentes líderes de opinión de los tiempos recientes. Siempre asertivo en sus comentarios, el intelectual y periodista hablaba lo mismo de la cultura mexicana que lanzaba una fuerte crítica a los políticos de México, siempre con su característico toque sarcástico. Todos los viernes terminaba su columna, “Gaceta del Ángel” que se publicaba en el diario “Reforma”, con su clásico: “Hoy toca”.

10.- ¡Lástima, Margarito!: Antes de que se privatizara la señal de canal 13 y surgiera TV Azteca, existía Imevisión, organismo estatal encargado de operar las estaciones de televisión pertenecientes al gobierno federal. En 1990, surgió un programa llamado “La Caravana”, programa que intentaba recuperar la tradición de las carpas en el D.F. a través de sketches interpretados por Víctor Trujillo y Ausencio Cruz. En uno de ellos, hacían parodia de los programas de concursos a través de “La Pirinola” que era conducido por Johnny Latino. Margarito Pérez siempre concursaba y pasaba fácilmente las primeras dos etapas del concurso. El tercer reto era casi imposible resolver por lo que el tiempo pasaba hasta que sonaba el timbre y le decían “¡Lástima, Margarito!”.

11.- ¡El avión, jefe, el avión!: Entre 1978 y 1984, se transmitió una serie protagonizada por Ricardo Montalbán, uno de los primeros actores mexicanos en llegar a Hollywood, que era el Sr. Roarke, anfitrión de una isla misteriosa en el Pacífico, donde la gente viajaba a cumplir sus fantasías sin importar su índole, con la condición de no revelar nada acerca de su visita al lugar. Siempre estaba acompañado por su asistente Tattoo, quien acostumbraba anunciar la llegada de los visitantes con su frase “¡el avión, jefe, el avión!”.

12.- A lo profundo… y ¡No, no, no, no, no, no! ¡Díganle que no a esa pelota!: Todos los fanáticos del “rey de los deportes”, sabrán que Ernesto Jerez es una de las voces con más autoridad en el ámbito beisbolistico en toda Latinoamérica. Como buen dominicano, le imprime su propio estilo y sabor a cada una de sus descripciones en las distintas facetas del juego durante los “Domingos de Grandes Ligas” en la cadena deportiva ESPN. Cuando alguien conecta un cuadrangular, la tradición dicta que debe decir: “A lo profundo… y ¡No, no, no, no, no, no! ¡Díganle que no a esa pelota!”.