Seleccionar página

Salir de fiesta o ir al antro sería una experiencia muchísimo más disfrutable si todos supiéramos lo que se debe y no se debe hacer.

antro 4

Lo mejor de ir a un antro es que puedes conocer nuevas personas, hacer nuevos amigos o, incluso, conocer el amor. Pero imagínate que por no saber comportarte dentro del antro, nunca obtienes el número de esa persona y no pasa nada.

Obvio no quieres ser la persona de la que se burlen todos al día siguiente en Facebook, así que sigue nuestros consejos y conviértete en la reina o el rey de la fiesta hoy mismo:

– No tomes fotos:  La mayoría de los antros son muy oscuros y si de pronto tomas una foto con un flash brilloso y molesto, vas a caerle mal a la gente que te rodea. Evita ser la persona que no puede dejar su celular y mejor disfruta del momento y crea nuevos recuerdos.

– No te quites los zapatos: Sabemos que los tacones o determinados zapatos son cansadísimos, pero evita a toda costa quitarte los zapatos en un antro. En dado caso, se pueden llevar un par de zapatos más cómodos en algún bolso, para que te los puedas cambiar cuando ya estés cansada.

antro 3

– No platiques en las escaleras: Si para entrar al antro debes subir escaleras, lo último que deberías hacer es quedarte platicando, ya que el flujo de gente suele ser altísimo y no vas a dejar pasar a nadie.

– No te quedes parada: Si ya pasaste por un mar de gente para llegar a la pista de baile, lo último que deberías hacer es quedarte parada platicando. Si no vas a bailar, haz espacio para la gente que quiere hacerlo y mejor quédate en la mesa.

– No lleves tu trago a la pista de baile: Bailar con un vaso en la mano es algo prácticamente imposible, así que a menos de que quieras arruinar el vestido de alguien, mejor deja tu copa en la mesa.

antro 2

– La pista de baile no es un hotel: Si conociste un chico o chica súper linda en el antro, evita pasar toda la noche besándolo en medio de la pista, ya que la gente que está alrededor de ti quiere bailar y ustedes dos simplemente les estorbarán.

– No te subas a las mesas:  ¿Te ha tocado que una chica se pasa de copas y se sube a bailar y gritar a una mesa? Seguro cuando la viste, no podías contener la risa. Esto es lo peor que puedes hacer. En ese momento puede parecerte una buena idea pero, créelo, al día siguiente te arrepentirás.