Seleccionar página

El Parque Nacional Lagunas de Montebello es una pintoresca región de lagos en el extremo sur de Chiapas. Aquí se encuentran más de 50 pequeños lagos cargados de minerales rodeados por bosques de pinos y robles. Los minerales en los lagos, más el reflejo del sol imparten a los lagos sus notables matices que van del color turquesa al esmeralda; del violeta, al azul, y al verde intenso.

Se trata, sin duda alguna, de uno de los sitios naturales más hermosos del país. Los lagos son “uvalas” es decir, antiguos cenotes que la corrosión de la roca caliza y los derrumbes han ido uniendo a través del tiempo.

Cuenta con 6 022 hectáreas de extensión, y fue creado el 16 de diciembre de 1959, para conservar los suelos, bosques y lagunas de este lugar y crear un centro turístico.

Cerca de la entrada al Parque, se encuentran las Lagunas de Colores, cinco lagos de colores sorprendentemente vivos, así como un grupo de cuevas conocidas como las Grutas San Rafael del Arco y un par de sumideros subterráneos llamados Dos Cenotes.

Situada dentro de los límites del parque, a las orillas del lago, se encuentra la aldea de Tziscao, la cual ofrece una variedad de servicios básicos para los turistas que incluyen cabañas (muchas de ellas con vista panorámica del lago), un albergue y un área para acampar; pequeños restaurantes que sirven comidas sencillas y excursiones guiadas por la zona.

Asimismo, en el centro de ecoturismo Tziscao se pueden rentar balsas, kayaks y canoas de remos; caminar por una extensa red de senderos que llevan alrededor del lago y montar a caballo.