Seleccionar página

El compositor, pianista y director de orquesta de origen alemán Félix Mendelssohn, quien murió el 4 de noviembre de 1847, también habría podido destacar en otras artes como la literatura o las artes plásticas, terrenos que exploró de manera aficionada, dejando breve muestra de sus capacidades.

mendelson2

Su problema, al parecer, era su temperamento, dado que aunque en general se mostraba como una persona serena, feliz y de temperamento apacible, lo cierto es que el exceso de trabajo le ocasionó problemas nerviosos que derivaron en depresión, ansiedad y abatimiento, que a la postre parecen haber provocado su temprano deceso.

Hijo del matrimonio entre el banquero Abraham Mendelssohn y la pianista y conocedora de la literatura alemana, Lea Batholdy, y nieto del famoso filósofo judío Moses Mendelssohn, el pequeño Félix llegó al mundo el 3 de febrero de 1809, para ser el segundo de cuatro hermanos.

La familia Mendelssohn estaba muy bien acomodada en sociedad, lo cual ayudó a que Félix se criara en los mejores círculos artísticos e intelectuales de la época.

Un hecho que marcó su vida ocurrió en 1816, cuando toda su familia se convirtió al protestantismo, tomando así el apellido Bartholdy para evitar el antisemitismo de la época.

Cuentan que años más tarde la familia abandonó Hamburgo debido a la ocupación francesa, y es cuando Félix se muda a Berlín, donde mantiene su apellido judío original.

Mendelssohn debutó en el piano frente al público desde los nueve años, a los 11 interpretó su primera composición y un año después conoció al poeta alemán Johann Wolfang von Goethe, quien impresionado por el talento del pequeño le pidió que pusiera música a su poema “Die erste Walpurgisnacht”.

No obstante sus dotes artísticos, sus padres no trataron de sacar partido del pequeño, de hecho, su padre le pidió que no se dedicara enteramente a la música.

A los 16 años, compuso el “Octeto para cuerdas en Mi bemol mayor Op. 20”, que fue una de las primeras composiciones del romanticismo.

Para 1826 compuso “Obertura Sueño de una noche de verano”, inspirado en los escritos de William Shakespeare, y decidió estudiar en la Universidad de Berlín, donde asistió a clases con el famoso filósofo alemán Georg Wilhelm Hegel.

A Mendelssohn se le atribuye el haber descubierto la obra de Bach al estrenar en 1829 “Pasión según San Mateo”. Este mismo año, comenzó una gira por el Reino Unido donde conoció a la reina Victoria y al príncipe consorte, quienes defenderían su talento.

El año siguiente comenzó un viaje de estudios por todo Europa que le permitió conocer a los más grandes músicos de la época, como Chopin, Liszt y Rossini, al terminar su viaje en 1832 volvió a Alemania.

Años después, Félix contrajo matrimonio con Cécile Charlotte Sophia Jeanrenaud, con quien tuvo cinco hijos: Carl, Marie, Paul, Félix y Lili.

En 1833 fue nombrado director musical de la Ciudad de Düsseldorf y en 1835 abandonó el puesto para ir como director de la Gewandhaus de Leipzig. El rey Federico Guillermo IV de Prusia, encantado con su talento, le pidió que fuera su director musical en 1841, trabajo que continuó hasta 1844.

Debido a sus problemas de salud, Felix Mendelssohn decidió volver a Leipzig, donde los médicos le sugirieron utilizar ayuda al transcribir las composiciones para evitar la fatiga, cosa que no le agradó pero terminó aceptando.

El 14 de mayo de 1847, la súbita muerte de su hermana Fanny, quien le había instruido cuando pequeño sobre la música y el piano, dejó totalmente afligido al compositor, y debido al golpe que le produjo la noticia sufrió un derrame cerebral.

Aunque el episodio no le ocasionó la muerte, el compositor estaba débil, su obra era diferente. De esa época es “Nachtlied”.

Finalmente el 4 de noviembre de 1847, el compositor, inconsciente por fuertes dolores de cabeza, murió a los 38 años de edad, rodeado por sus seres queridos, amigos y admiradores de todo Leipzig; sus restos se encuentran actualmente en el cementerio de la Iglesia Santa Cruz, en Berlín.

(ntx)