Seleccionar página

Cuando se sale de casa con los niños hay que extremar precauciones para no perderles de vista y evitar así situaciones muy desagradables, como no encontrarlos o que se pierdan.

niños perdidos

Algunos niños cuando salen a la calle sienten tanta libertad que no pueden evitar esconderse y jugar alejándose de los padres sin mirar hacia atrás o incluso, y lo que es peor, se ponen a hablar con desconocidos por su gran sociabilidad.

Hay que tener mucho cuidado para que los niños no se pierdan, en especial, los niños hasta los seis años en adelante, pues no entienden de peligros, lo que puede hacer que en un descuido se alejen y se pierdan, o incluso que se vayan con un desconocido.

Que nuestro hijo sea abierto con los demás y que se muestre decidido a investigar es algo muy positivo en su desarrollo, puesto que significa que es un niño con seguridad en sí mismo y sin miedos, pero esto hace que tengamos que extremar su cuidado.

Cuando nuestro hijo tiene entre 3 y 4 años, es la edad perfecta para que le enseñemos aspectos básicos para evitar estas horribles situaciones.

– Antes que nada, hay que explicarle que nunca debe perderse de vista y que siempre debe permanecer a nuestro lado porque podría perderse y crear un susto, además de que, en caso de perderse en un recinto cerrado, nunca debe salir del sitio, así será más fácil encontrarle.

– Hay que dejarle en claro que nunca debe aceptar regalos de gente desconocida por bonitos que sean; y también que nunca debe irse con alguien que no conoce aunque le digan que fuimos nosotros quienes lo mandamos a recoger, ni aunque prometa que es amigo “de toda la vida” de sus papás.

– También, hay que decirle que nadie debe de ponerle un dedo encima sin su consentimiento, y en caso que así suceda, debe gritar muy alto que esa persona no es su papá o mamá.

– Hay que explicarle que en caso de que se pierda, debe de pedir ayuda a una persona que vea con uniforme de policía, dependiente de alguna tienda, o si ve una familia con niños, también puede recurrir a ellos.

Otros consejos para que no lo perdamos de vista serían vestirlo con ropa de colores llamativos para poder verlo mejor, o en caso de que haya mucha gente congregada, optemos por ponerle un globo de helio atado a su muñeca para poder ver a más distancia dónde se encuentra.

A pesar de todos estos consejos, siempre hay que estar muy atentos de los movimientos de nuestros hijos. Si queremos saber si nuestro hijo nos ha entendido, podemos hacer una breve representación para saber cómo reacciona ante esta circunstancia y sepamos cómo actuaría en caso de que se despite en alguna ocasión.