Seleccionar página

El 2 de noviembre del 2000, comenzaba la Expedición 1, la primera estancia de larga duración en la Estación Espacial Internacional (EEI).  La tripulación, formada por tres personas, permaneció a bordo de la estación durante 136 días entre noviembre de 2000 y marzo de 2001. Desde ese entonces, la presencia humana en la estación ha sido ininterrumpida y se mantiene hasta la actualidad.

expedicion1

El inicio de la expedición se produjo cuando la tripulación se acopló a la estación un día como hoy hace 16 años, a bordo de la nave espacial rusa Soyuz TM-31, que había partido dos días antes.

Los tres tripulantes de la primera misión fueron el estadounidense Bill Sherperd y los rusos Serguéi Krikalev y Yuri Gidzenko. Desde entonces casi 200 astronautas de más de una veintena de países – además de algunos turistas espaciales – han sido inquilinos de la plataforma orbital, concebida para realizar experimentos científicos en un ambiente de ingravidez a 400 kilómetros de distancia de la superficie terrestre.

Durante la misión, la tripulación de la Expedición 1 activó varios sistemas en la estación, desempacó equipos que se habían enviado y alojó a tres tripulaciones de transbordadores STS y dos vehículos rusos Progress de reabastecimiento no tripulados. Los astronautas estuvieron muy ocupados durante la misión, que se declaró un éxito.

La Expedición 2, que también contó con tres integrantes, le siguió en forma inmediata.

La idea de la construcción de una Estación Espacial se concibió en la década de los 1980, pero ésta no comenzó sino hasta 1998, fruto de la colaboración de Estados Unidos, Rusia, Japón Canadá y la Agencia Espacial Europea -Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Italia, Holanda, Noruega, Reino Unido, Suecia y Suiza-.

La EEI es el objeto artificial más grande en órbita terrestre; tiene una superficie comparable a la de un campo de fútbol y una zona presurizada equivalente al tamaño de un Boeing 747 (71 metros). Además, su espacio habitable es similar al de una casa con cinco dormitorios, un baño y un gimnasio. Diseñada inicialmente para ser habitada por tres tripulantes, ahora permite hasta seis tripulantes.

A bordo de la EEI, se han llevado a cabo más de 150 paseos espaciales y más de 600 experimentos que han permitido grandes avances en medicina, en sistemas de reciclaje y en el conocimiento fundamental del Universo, convirtiéndose en un símbolo de las posibilidades que tiene para el futuro de la humanidad el desarrollo de la capacidad tecnológica, los avances científicos y la cooperación pacífica entre los pueblos.