Seleccionar página

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) exhortó al secretario de Finanzas local, Édgar Abraham Amador Zamora, a que se hagan los ajustes necesarios en la estimación de ingresos para el ejercicio 2017.

toledo

Con la aprobación de todos los grupos parlamentarios de la ALDF, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, Mauricio Toledo hizo un llamado al secretario de Finanzas local, Edgar Amador, para que en el ámbito de sus atribuciones contemple un presupuesto equitativo para la ciudad de México.

El diputado reiteró que de 2013 a 2015 los ingresos propios del Gobierno de la Ciudad pasaron de 73 mil 917 millones de pesos a poco más de 92 mil millones, es decir un crecimiento de 24.4% de ingresos propios en tres años.

“Es loable el logro, más aún si se considera que durante esos años no se ha creado nuevos impuestos y no se han subido tasas a los ya existentes. Esto ha permitido tener mayores recursos para mejorar los servicios públicos, los programas sociales y la infraestructura de la Ciudad; sin embargo, junto con este logro se viene suscitando un comportamiento ya sistemático: la subestimación de los ingresos”, señaló.

Pese a los avances que ha tenido la capital en materia de recaudación, Mauricio Toledo cuestionó la austeridad de los paquetes económicos y llamó a considerar a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal para su aprobación.

“Los proyectos de Paquetes Económicos que se envían a esta soberanía son conservadores en cuanto a la recaudación, y año tras año vemos una variación entre estimaciones y lo realmente recaudado de más del 15%”.

“Lo anterior no se ajusta a lo que las disposiciones legales señalan como una atribución de la ALDF la aprobación del destino del gasto; es decir, se han designado recursos de manera unilateral por parte de la Secretaría de Finanzas, sin que medie aprobación alguna de esta Asamblea”, cuestionó el legislador.

El diputado perredista conminó a que la Secretaría de Finanzas remita a la ALDF un proyecto de paquete económico realista y responsable, a fin de que los documentos finales que regirán las Finanzas de la Ciudad para 2017 consideren las prioridades que la ciudad y los capitalinos requieren y demandan.