Seleccionar página

Durante 60 horas, un grupo de científicos tuvo la oportunidad de estudiar el lugar donde supuestamente está enterrado Jesucristo. Los investigadores quedaron atónitos al descubrir que gran parte del sepulcro original se encuentra intacto, informa National Geographic.

tumba-jesus

“No estamos 100% seguros, pero parece haber evidencia visible de que la ubicación de la tumba no ha cambiado con el paso del tiempo, una cuestión que ha fascinado a científicos e historiadores durante décadas”, reveló el arqueólogo Fredrik Hiebert a la revista.

Anteriormente, la publicación había informado que, por primera vez en 500 años, la cubierta de mármol de la tumba de Cristo, situada en la Ciudad Vieja de Jerusalén, sería retirada para revelar el sarcófago original.

Bajo la losa, instalada en el año 1555 d.C., los investigadores descubrieron grandes cantidades de piedra que está siendo analizada. Es posible que los resultados revelen por qué Helena de Constantinopla llegó a la conclusión de que esa era la tumba de Jesús de Nazaret.

“La noche del 26 de octubre, cuando la losa fue retirada, el equipo de conservación de la Universidad Nacional Técnica de Atenas encontró, en primer lugar, capas de material de relleno. Los investigadores trabajaron sin parar durante 60 horas, descubrieron una segunda baldosa de mármol con una cruz esculpida en su superficie. Para la noche del 28 de octubre, horas antes de que la tumba tuviera que ser cerrada de nuevo, ante la atónita mirada [de los científicos] apareció intacto el lecho fúnebre original de piedra caliza”, detalla la revista.

Tras el trabajo de los expertos, la tumba fue cerrada de nuevo, tal vez por siglos o por miles de años. Aunque los investigadores aseguran que las herramientas arqueológicas no pueden demostrar si se trata en realidad de la tumba de Jesús de Nazaret, también saben que no hay razones para rechazar la autenticidad del lugar.

Fuente: Sputniknews.com